TICbeat LAB

Cómo elegir los colores corporativos para tu imagen de empresa

Te contamos cómo elegir los colores corporativos para tu imagen de empresa

Si estás a punto de iniciar un nuevo proyecto, conocerás la importancia fundamental de tu imagen de marca para reflejar la identidad corporativa de tu empresa. Además del nombre, el logotipo o la fuente tipográfica, no olvides que el color es uno de los elementos más importantes y que como tal, debes tener en cuenta diversos factores.

¿Serías capaz de imaginar el logo de Coca-Cola en otro color que no fuese su característico rojo o la M de MacDonald´s sustituyendo el amarillo por otra tonalidad? Los colores cambian la percepción que tenemos de cada marca, incrementando en un 80% el reconocimiento de la misma. Al igual que el nombre que estableces tras el proceso de naming, los colores hablan de la personalidad e identidad corporativa de una marca y no se limitan puramente a una cuestión estética.

Los colores corporativos sirven para potenciar la impresión instantánea que queremos obtener del público, evocando de un solo vistazo emociones y sensaciones en el espectador, te diferencian de tus competidores y sirven para ser fácilmente más recordados. Por supuesto, la percepción de los colores dependen del entorno sociocultural -ya que los símbolos son convenciones culturales arbitrarias-, los gustos individuales e incluso de los efectos físicos que producen. Por ejemplo, el azul suprime el apetito, el amarillo causa más fatiga visual y el rojo aumenta la presión sanguínea.

5 claves para diseñar el logotipo de tu empresa

Antes de elegir un color debes determinar la personalidad y los valores de tu marca, conociendo de antemano los puntos clave que te diferenciarán del resto y las emociones que evocarás. También dependerás de las características de tu público objetivo, el sector del mercado en el que operes y los rasgos de los productos o servicios que ofreces y cuyas ventajas competitivas deseas destacar.

¿Cómo escojo el color para mi imagen corporativa?

Los colores constituyen una vía muy poderosa de comunicación no verbal. Es importante que conozcas el significado simbólico que llevan aparejado y por tanto, las sensaciones que pueden provocar en el consumidor. Así, podrás combinarlo con el diseño de tu logotipo, el desarrollo de tu página web y tu estrategia global de marketing.

Con el neuromarketing se vende mejor

A continuación, encontrarás una síntesis de las claves de los colores más importantes, por lo que podrás tomar referencias para seleccionar los colores corporativos que abanderarán la identidad gráfica de tu compañía.

Blanco

El color blanco está asociado la luz, la bondad, la inocencia, la pureza y la verdad. Suele transmitir una sensación de sobriedad y luminosidad repleta de connotaciones positivas, y en términos publicitarios, lo emplean marcas que apuesten por diseños minimalistas y limpios, que quieran comunicar simplicidad, seriedad y profesionalidad. Muchas empresas de tecnología y de productos relacionados con la salud emplean esta tonalidad.

Amarillo

El color amarillo simboliza la alegría, la felicidad, la inteligencia y la energía, ya que está vinculado al sol. Se trata de una tonalidad que estimula la actividad cerebral y aparece asociado a alimentación, al turismo y al ocio. Se considera una opción desenfadada e ideal para los reclamos de atención en contraposición a otros colores. No obstante, en exceso satura o puede resultar inquietante y perturbador.

Naranja

El naranja es un color cálido asociado al entusiasmo, la felicidad, la atracción, la creatividad, la determinación, el éxito, el ánimo y el estímulo. Genera en el consumidor una sensación de calor, siendo menos agresivo que el rojo. Su visibilidad es muy elevada, por lo que como el amarillo, puede llamar la atención. Tiene un efecto vigorizante.

Rojo

El color del fuego y de la sangre simboliza aspectos muy distintos como el amor, la violencia o la prohibición, siendo una de las tonalidades más utilizadas en el espectro publicitario y del branding. A nivel emocional es sumamente intenso, siendo usado para el anuncio de productos y experiencias que requieren energía: deportes, vehículos o juegos.

Verde

El color verde produce una sensación relajante y satisfactoria, simboliza tradicionalmente la esperanza y por lógica, está con la naturaleza y el medioambiente. Es muy propio encontrarlo en hospitales o lugares de alta tensión emocional. En contraposición al rojo, este se relaciona con la seguridad, el poder de curación y el equilibrio espiritual. Representa armonía, crecimiento, exuberancia, fertilidad y frescura. Normalmente, lo encontramos en productos médicos, marcas asociadas al aire libre y por asociación al dinero, en productos financieros y de banca.

Azul

El color azul transmite sensaciones de frescura y transparencia, así como sabiduría y madurez, ejerciendo un efecto tranquilizador para la mente. Al ser el color del cielo y del mar representa la estabilidad y la profundidad, mientras que, al contrario que la gama de colores cálidos -con un alto componente emocional-, este tono frío está más ligado a la inteligencia y a la consciencia. Es muy usado en productos relativos a cualquier tipo de limpieza, así como para productos de alta precisión y tecnológicos.

Negro

El color negro tiene un significado dual, ya que por una parte se asocia al miedo, a la muerte y a lo insondable, pero también al prestigio, la nobleza, la seriedad y la autoridad. Es usado como combinación del resto de colores para expresar diferentes valores y emociones, mientras que de forma aislada puede sugerir profesionalidad, lujo o sobriedad.

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.