TICbeat LAB

10 cosas que ya no debes hacer en tu estrategia SEO

5 cosas que ya no debes hacer en tu estrategia SEO

Implementar cambios y tácticas estratégicas para lograr un óptimo posicionamiento SEO de tu página web no es un procedimiento sencillo, dados los múltiples factores y cambios en los algoritmos de Google. Hoy queremos hablarte de esas viejas técnicas que ya no sirven para mejorar tu estatus en los motores de búsqueda.

Existen cosas que ya no resultan positivas para la estrategia SEO de tu web. Mientras que en la actualidad algunas tendencias en torno al posicionamiento no dejan de crecer, otras se quedan obsoletas e incluso son penalizadas por parte de Google. 

En líneas generales. podemos afirmar que hemos pasado de un SEO centrado en aspectos cuantitativos, como la densidad de palabras clave, las estrategias de link bulding no siempre bienintencionadas o los ya anacrónicos metatags a un SEO cualitativo que persigue la satisfacción de los usuarios y que condena aquellas prácticas que vician los resultados de búsqueda.

5 consejos para explotar el SEO local en tu negocio

En nuestro país, el buscador monopoliza el 99 por ciento de las búsquedas. Las mejoras en los criterios de posicionamiento son responsables de que actualmente, lo más importante sea seducir a los usuarios, cuyo comportamiento incide en la optimización de las páginas web. Por eso, el tiempo medio de estancia en la página, la adaptación a los dispositivos móviles, la importancia del SEO local y de la ubicación, la relevancia de las búsquedas por voz y el long tail o los enlaces naturales son cada vez puntos más importantes para que tu página vuele alto hacia los primeros resultados de Google.

A continuación, te revelaremos cuáles son algunas de las técnicas que hace unos pocos años eran muy efectivas para mejorar el SEO de forma rápida e incluso fraudulenta y que en la actualidad, enfadan a Google y pueden ser motivo de penalización. Si las sigues poniendo en práctica, puedes llevarte un buen disgusto.

10 técnicas de SEO que se han quedado obsoletas

  • Buscar enlaces de forma no natural: No hace tanto tiempo, lograr el mayor número de enlaces externos posibles era una estrategia efectiva para subir posiciones en Google, sin importar la página en la que provenían, por lo que las transacciones económicas en torno a las granjas de enlaces eran una práctica común. Aunque en la actualidad los enlaces siguen siendo un factor importante en la clasificación, lo relevante es la calidad de los vínculos y no la cantidad. Deben conseguirse de forma natural y de manera no forzada, en páginas del sector relacionadas. El intercambio masivo de enlaces puede es penalizado por Google, ya que generalmente se lleva a cabo utilizando bots de envío de correo electrónico.
  • Saturar el contenido con palabras clave: Anteriormente, tener una densidad de keywords desmesurada hacía más beneficio que daño. Actualmente, como hemos señalado, prima la experiencia de usuario y el valor semántico del contenido. Como Google ha implementado algoritmos más humanos e inteligentes, es mejor emplear sinónimos y términos relacionados con las palabras clave en lugar de colocar antinaturalmente la misma palabra clave de forma indiscriminada a lo largo del texto.
  • Enfocarse únicamente en optimizar los enlaces y el contenido: Si hace dos años tener un buen código en la web, un contenido periódico aceptable y una gran cantidad de enlaces era la prioridad máxima, hoy en día las menciones e interacciones en redes sociales son básicas -todavía se discute si de manera directa e indirecta- para impactar positivamente a los usuarios y mejorar el posicionamiento SEO.
  • Crear más páginas para obtener más tráfico: Esta estrategia SEO partía de la base de que al tener más paginas, se obtendría una mayor cantidad de visitantes. Pero al igual que con la obtención de enlaces, la creación de contenido únicamente para tener más páginas no es efectivo. Los contenidos deben estar enfocados en la calidad, ya que si estos son pobres. Google puede considerar esta práctica como fraudulenta.
  • Tener un ranking más elevado para conseguir más tráfico: Esta estrategia SEO propia del pasado que consistía en asegurar un ranking más alto para atraer la mayor cantidad de tráfico. Tener un ranking alto no garantiza que se obtendrán más clics, especialmente en los casos en los que se utiliza una estrategia de palabras clave que no son acordes o no están relacionadas con el nicho o la temática.
  • Guest post absurdos: Antes de que Google actualizará su algoritmo en el 2013, muchos recurrían a la publicación de artículos como invitados con la intención de conseguir autoridad SEO. En la mayoría de los casos, el contenido no tenía nada que ver con la temática del sitio, y solamente perseguía un enlace de retroceso. Lo ideal es que si se implementa esta técnica, se haga en sitios web con autoridad, que sean relevantes y sobre todo que tengan una relación temática y de target con el sitio a donde irá dirigido el enlace.
  • Meta etiquetas de palabras clave: No sirven para nada desde 2009. Google ha dejado de tomar en cuenta este elemento para elaborar un ranking de los sitios en las búsquedas, y por ello es prácticamente inútil utilizarlas.
  • Dominios EMD: Estos dominios, de uso cada vez más infrecuente, son aquellos que se ajustan exactamente a los términos de búsqueda, por ejemplo, si una persona busca “lugares para en Madrid”, y existe una web que se llame “lugaresparacomerenmadrid.com”, en teoría los buscadores posicionan a esas páginas web. A día de hoy, a pesar de que no conforman una práctica penalizada, no son factores relevantes otros factores para el posicionamiento, y por tanto ya no están calificados como una técnica eficiente. Ahora es más mucho importante que tu web tenga un diseño responsive.
  • Abuso del Anchor Text: El Anchor Text o texto ancla sigue siendo un elemento de relevancia para el posicionamiento web, sin embargo, el utilizar la misma frase repetidamente, una práctica muy frecuente desde hace años, ahora es penalizada por Google debido a que puede interpretarse como un intento de brindar información incorrecta sobre el contenido del sitio.
  • Alta en directorios: Esta era una práctica sumamente común a principios del nuevo milenio, que en la actualidad puede resultar contraproducente, especialmente en el caso de nuevos sitios web, ya que el tráfico proveniente de directorios puede ser malinterpretado por Google y ello perjudicar en el posicionamiento.

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.