TICbeat LAB

4 errores al buscar trabajo que no arruinan tus oportunidades

4 errores que cometes a la hora de buscar trabajo y que no son para tanto

Existen ciertos fallos bastante recurrentes por parte de los candidatos cuando son seleccionados para un proceso de empleo o una entrevista personal. Sin embargo, no todos tienen porqué suponer tu eliminación. Hoy te hablamos de cuatro de ellos.

Muchas veces sales de una entrevista de trabajo con la impresión de haberlo hecho a la perfección, y sin embargo no recibes ninguna llamada tras ella. Por otro lado, en otras ocasiones tienes la terrible sensación de haber cometido un error garrafal y sin embargo, realmente no ha sido para tanto. A veces, te olvidas de adjuntar algo con el currículum, o lo has enviado sin estar plenamente informado de las actividades de la empresa.

10 claves para encontrar trabajo en el mundo digital

Existen todo tipo de aspectos que deben cuidarse, desde el lenguaje corporal en las entrevistas a tener cuidado con las cuestiones más complejas que te puedan surgir en la misma. La pregunta es, ¿cuáles son aquellos fallos humanos en los procesos de selección de personal que resultan comunes y que no deberían hacerte perder el sueño, ya que no son concluyentes?

4 errores o problemas comunes en tu proceso de búsqueda de empleo

  1. No sabes nada acerca del equipo ni conoces a nadie dentro de la empresa: En muchas ocasiones, como candidato estás deseando expresar toda tu motivación y tus ganas de comunicar tu valía y expresar tu enorme interés por formar parte de una plantilla, además de conocer a esta. Por suerte, aunque en el momento de la entrevista se te haya olvidado -o antes de ella no conozcas a nadie en el seno de la compañía que pueda hablar de ti- todavía tienes tiempo para navegar por LinkedIn e identificar a quién conoces en la empresa o contactar con algún empleado para demostrar nuevamente interés y obtener algo de información interna antes de ir en busca del puesto de empleo.
  2. No seguías a la empresa en las redes sociales: ¡Nunca es tarde para ello! Si lo haces antes de la entrevista, podrás analizar la actividad en su web, conocer algunas de sus prácticas o tomar nota de cómo la compañía habla de si misma y da a conocer sus productos o servicios. Lo importante es que durante la entrevista seas capaz de hablar con soltura de aquello a lo que se dedican y del valor que tu puedas aportar, dando la sensación de que estás informado acerca de sus movimientos.
  3. Has solicitado el puesto de empleo sin realizar una investigación previa: Lógicamente, los directores de recursos humanos no conocen si has llegado la entrevista porque se trata de la empresa de tu vida o porque llegaste a la oferta de empleo a golpe de casualidad. No importa como hayas llegado a toparte con esta nueva ocasión de hallar un puesto de empleo, pero si que manifiestes tu interés de forma rotunda, realices tus investigaciones acerca de la misma y sepas comunicar a la persona encargada del reclutamiento o selección por qué estás atraído por formar parte del equipo.
  4. Te has olvidado de enviar un compendio de referencias de tus anteriores trabajos: ¿Has mandado el formulario de solicitud o el currículum tan rápido que se te ha olvidado por completo adjuntar tus referencias? No te asustes, todavía tienes tiempo de ponerte en contacto con los responsables de recursos humanos, añadir una carta de motivación, un portfolio o un currículum de carácter más creativo, junto con tus referencias. No tengas miedo de parecer pesado, ya que el interés y una presentación completa son claves en los procesos de búsqueda de empleo, especialmente ante la saturación de solicitudes en muchas de las candidaturas.

Vía | The Muse

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.