TICbeat LAB

8 datos personales de los que no debes hablar en una entrevista

Te contamos que diez cosas debes omitir en una entrevista laboral

¿Te has enfrentado a cuestiones incómodas o molestas a la hora de afrontar una entrevista de trabajo? Aunque tengas una charla cómoda y natural, existen determinados puntos que es mejor evitar. Te contamos cuáles son para que los nervios no te jueguen una mala pasada.

Enfrentarse a un proceso de selección de empleo no es algo en absoluto sencillo. Cuando acudes a una entrevista de trabajo experimentas tensión, te enfrentas a preguntas complicadas, o directamente extrañas o sorprendentes, intentas vender tu marca personal de la mejor manera posible y cuidar tu lenguaje corporal para dar una impresión positiva a la persona encargada del reclutamiento.

Los 10 errores que no debes cometer en una entrevista de trabajo

En el terreno de las cuestiones personales, existen varios puntos que no es preciso abordar durante tu entrevista laboral, dado que no son de la incumbencia de tu superior o de la empresa que va a contratar tus servicios. Te contamos cuáles son.

8 temas personales no recomendables en una entrevista

  1. Tu situación financiera: No es de recibo hablar del momento económico que estás atravesando, ni mucho menos aludir a tu anterior sueldo o a la necesidad que tienes de ser contratado.. Ninguna de estas cuestiones deberían ser del interés del entrevistador.
  2. Tu estado civil o relación sentimental:  Muchos entrevistados caen en el error de explicar su carrera profesional aportando todo lujo de detalles sobre su situación sentimental. Tanto los dramas como las alegrías en este sentido deben quedarse al margen del relato acerca de tu trayectoria profesional si es posible. Decántate por la seriedad y por tocar estrictamente temas relacionados con el puesto de empleo al que te postulas. 
  3. Problemas con tu anterior puesto laboral: Este se trata de un tema peliagudo en una entrevista para un nuevo trabajo. Si te preguntan expresamente -aunque hayas tenido problemas y conflictos con la empresa anterior-, es mejor optar por una respuesta aséptica como “necesitaba un cambio” o “fue una acuerdo de ambas partes”. 
  4. Confesión religiosa: Nuevamente, que seas ateo, agnóstico, creyente o practicante de cualquier religión no debe ser de la incumbencia de tus entrevistados. 
  5. Postura política: ¡Huye como de la pólvora de abordar esta clase de cuestiones! Si eres militante o afiliado de un partido o movimiento político, o tus ideas en relación a este ámbito, forman parte de una cuestión personal que podría perjudicarte y que no debería ser preguntada por parte de la compañía que te entrevista.
  6. Planes futuros sobre la familiaLa discriminación profesional por embarazo es absolutamente ilegal, pero siguen existiendo empresarios que vulneran este aspecto. El derecho a querer formar o no una familia a corto, medio o largo plazo es decisión tuya, y además, no debe ser un tema que tenga que salir a la luz en una entrevista de trabajo. 
  7. Problemas de salud: Las enfermedades o problemas de salud que padezcas o hayas padecido recientemente no suelen ser objeto de charla en una primera toma de contacto con la empresa.
  8. Conflictos con la justicia: Este punto es fundamental. Bajo ningún concepto, debes mencionar en una entrevista de trabajo que tienes problemas legales de ninguna índole. Si tienes algún frente abierto irresoluto con la justicia la compañía ya se encargará de averiguarlo, pero hablar de ello de primeras no es la mejor vía de inspirar confianza.

Vía | Forbes

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.