Innovación

Yabacon Valley, el ‘Valle del Silicio’ nigeriano

yabacon_valley_0
Escrito por Marcos Merino

Yaba era un suburbio más de Lagos -la capital de Nigeria, habitada por nada menos que 21 millones de personas-, cuando la moda de los enclaves tecnológicos con nombres en homenaje a Silicon Valley llegó al continente negro. Así surgieron varios clusters que combinaron conceptos de negocio 2.0 transplantados directamente desde Occidente con solcuiones tecnológicas específicas del ecosistema social y corporativo africano (muy avanzado en campos como los pagos móviles): ‘Silicon Savannah’ en Kenia, ‘Silicon Cape’ en Sudáfrica y ‘KLAB’ -la excepción a la regla- en Kigali. Y así, también, Yaba empezó a metamorfosearse en ‘Yabacon Valley’ cuando en 2010 el gobierno nigeriano abrió allí un edificio (el Co-Creation Hub Nigeria o CCHub) destinado a servir como incubadora de talento con el apoyo de inversores extranjeros y de la compañía local de telecomunicaciones MainOne, que proporciona Internet barato de alta velocidad, a través de fibra óptica.

Las ideas llaman al dinero

Desde que el país empezó a despegar económicamente, los negocios de la capital habían tendido a concentrarse en la Isla de Lagos, sede también de los edificios gubernamentales. Sin embargo, la gran cantidad de tiempo necesario para desplazarse a trabajar aquí desde el Lagos continental y los altos precios de la vivienda (los alquileres en la Isla llegan a pagarse con 2 años de antelación… y frecuentemente en dólares USA) excluían a esta zona como opción viable para acoger a los múltiples jóvenes emprendedores tecnológicos que ahora acoge Yaba, algunos procedentes incluso de otros países africanos, pero en muchos casos procedentes de esos proveedores de talento que son la cercana Universidad de Lagos y el Yaba College of Technology. Y todos ellos agradecen poder vivir y trabajar en una zona dinámica, llena de cultura y lugares de ocio, en la que los puestos callejeros de comida se alternan con los espacios de coworking.

Así, Yabacon Valley empezó a vivir y a impulsar ideas lejos de la sombra de la burocracia y las grandes fortunas del petróleo. Y al olor de las ideas, señalando el cambio que se está operando en la economía nigeriana, ha llegado también el dinero: una vez que el gobierno local eliminó sus restricciones en la altura de las nuevas edificaciones, empezaron a levantarse torres de oficinas también aquí. Google y Microsoft incluso llegaron a unirse para financiar un edificio de siete pisos dedicado a su alquiler por parte de las startups. Casi al mismo tiempo, abrió también sus puertas IDEA (Information Technology Developers Entrepreneurship Accelerator), financiado por el gobierno nacional para facilitar a los emprendedores el acceso a la Red, a salas de reuniones y a mentores. Además, ya se considera a Yaba el referente financiero y educativo de la capital.

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.