Innovación

¿Y si tu futuro jefe fuera un robot? Quizás nos parecería bien

robot sustituye el trabajo de un humano

Los robots no solo ocuparán los trabajos más repetitivos y que menos nos gustan, si no que también podrían llegar a mandar sobre nosotros. Un tercio de los británicos estarían encantados con este cambio de roles.

Hasta ahora se ha hablado mucho sobre el impacto que la inteligencia artificial va a tener sobre el tejido laboral, sustituyendo a millones de profesionales de baja cualificación y provocando la reconversión de muchos trabajadores hacia perfiles de base digital. Sin embargo, la disrupción de los robots en nuestras oficinas no sólo se va a limitar a quitarnos el empleo que menos nos gusta: también podrían acabar siendo nuestros jefes.

Las IA tendrán una mayor capacidad de análisis que los humanos, acceso en tiempo real a predicciones de toda clase y algoritmos lo suficientemente potentes como para poder tomar las mejores decisiones para el negocio mucho antes que cualquier persona de carne y hueso. Para ser los jefes perfectos ya solo les faltan unas mínimas dotes sociales y de liderazgo.

Es una realidad que puede sonar a ciencia ficción pero que, de acuerdo a recientes estudios es algo que ya figura en el imaginario de muchos trabajadores. En concreto, una nueva encuesta realizada en Reino Unido a más de 1.000 empleados arrojó que casi un tercio de ellos estaría feliz de tener a un robot como jefe, con un 11% de ellos convencido de que esta inteligencia artificial sería más eficiente que cualquier directivo mortal.

Por otra parte, uno de cada diez trabajadores cree que trabajar para tener a un jefe de robot sería lo mismo que responder a un jefe humano, mientras que otro 42% de los encuestados defiende que sería “cómodo” recibir órdenes de un robot.

¿Y si la inteligencia artificial necesitara al hombre para analizar Big Data?

Eso sí, la aceptación de los robots en la oficina no es igualitaria si nos atenemos a la diferencia de sexo. Existe una clara predisposición de los hombres para convivir en la empresa con sus colegas digitales (casi la mitad de ellos está a favor de recibir órdenes de un robot), frente al reducido 36% de mujeres que se muestran interesadas en esta posibilidad.

Los datos, aunque circunscritos solo al tejido laboral británico, son extraordinariamente relevantes. No en vano, el Banco de Inglaterra estimó recientemente que las futuras generaciones de inteligencia artificial podrían poner en peligro 15 millones de puestos de trabajo en el Reino Unido.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.