Innovación

¿Y si la energía solar solar fuera el recurso que necesita el tercer mundo?

¿Es la energía solar el recurso que necesita el tercer mundo?
Escrito por Lara Olmo

El abaratamiento de la energía fotovoltaica la convierte en alternativa asequible y sostenible para iluminar los hogares de los países pobres. Aunque sigue siendo demasiado cara para que la hagan fuente energética principal.

Mientras una parte del mundo, la rica, centra sus esfuerzos en construir una infraestructura lumínica eficiente y sostenible que respete el medio ambiente, las regiones pobres se enfrentan a una problemática energética mayor aunque más básica: el mero acceso a la electricidad.

Se calcula que en la actualidad, cuando cae la noche, más de 1.000 millones de personas se quedan a oscuras; o como mucho iluminan sus casas con la luz de una vela.

Pero la luz combustible es insuficiente, peligrosa, porque puede provocar incendios accidentales y problemas respiratorios, y además costosa para los habitantes con pocos recursos.

Ellos emplean entre el 5 y el 10% de su gasto total en energía, sobre todo en iluminación incandescente, mientras que los hogares europeos destinan de media alrededor del 4%, con la diferencia de que la consumen cinco veces más.

Además a esta luz la llaman “sucia” porque es muy contaminante: una sola lámpara de queroseno emite cerca de 100kg de CO2 al año.

Los intentos de extender redes eléctricas en áreas remotas y pobres han sido costosos y difíciles de mantener. Mientras, los efectos del cambio climático y el abaratamiento de la energía solar fotovoltaica y las baterías las convierte en la alternativa más atractiva para iluminar esa parte del mundo que aún vive en penumbra.

El último intento ha tenido lugar en Kenia. Allí la fundación tecnológica y científica ETH Zúrich hecho un experimento con pequeñas linternas solares recargables, por su bajo coste y su mantenimiento sencillo, para comprobar hasta qué punto suponían un ahorro económico para las 1.400 familias que alumbraban sus casas con lámparas de queroseno.

La energía solar es la más viable, el problema son los políticos

Cuando las distribuyeron a precio de mercado actual (9 dólares) sólo el 29% de los hogares compraron una de estas linternas, pero al distribuirlas por un precio subvencionado de 4 dólares la demanda creció hasta el 69%. Cada linterna podía sustituir una lámpara de queroseno, lo que les permitió ahorrar alrededor cerca del 2% de su gasto en este líquido inflamable.

Sin embargo, como señalan en un informe, las linternas no resuelven otro tipo de necesidades energéticas más allá de la lumínica y aunque la energía fotovoltaica se está abaratando, sigue teniendo un precio inasequible para las familias keniatas y de países con recursos similares, que no pueden convertirla en su fuente energética principal.

 

 

 

 

Recurso | Energía Limpia XXI

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.