Innovación

El lado fashion del internet de las cosas

Las oficinas de Innovalley, en Estados Unidos
Escrito por Raquel C. Pico

xavier-verdaguer-innovalleyHasta ahora, cuando nos hablaban del internet de las cosas, nos ponían ejemplos casi ya clásicos: neveras que avisan a sus propietarios de que la leche está a punto de caducar, ventanas que juegan con la apertura y cierre de persianas para engañar a potenciales ladrones o pastilleros inteligentes que velan por la salud de sus usuarios y vigilan que se tomen correctamente su medicación. Sin embargo, el internet de las cosas no sólo debe – o puede – limitarse a ese mundo concreto del hogar y tiene aplicaciones que van mucho más allá.

Por ejemplo, la ropa puede ser también inteligente. “Viene una revolución llamada the internet of things donde muchos elementos, incluida la ropa, van a incorporar tecnología que ofrecerá una nueva gama de servicios”, explica Xavier Verdaguer, fundador de Innovalley. “Lo deseable es que la tecnología aprenda del usuario y le sirva de forma inteligente”, apunta.

Innovalley diseña desde San Francisco y ejecuta desde España varios productos que recogen ese espíritu. Zapatillas que dirigen los pasos del usuario para que llegue a la dirección correcta o sudaderas que permiten hablar con los demás son algunos de los productos en los que trabaja Verdaguer y que demuestran que la innovación puede estar en todas partes y que la tecnología se puede aplicar a campos en un principio tan lejanos como la moda.

“La innovación debe ir más allá de la tecnología”, asegura Verdaguer, “se debe innovar en materiales, modelos de negocio, relación con los clientes, etc”. Para Verdaguer, la innovación en el mundo de la moda no debe limitarse tejidos y colores. La disrupción en el mundo de la moda “significa diseñar productos de moda que integren la tecnología que llevamos todos al salir de casa para que a través de la ropa se puedan usar mejor determinados servicios”.

De los productos en los que trabaja Innovalley, uno ya está en el mercado a través de la propia compañía. Se trata de la bolsa solar Youshine, que integra placas solares que permiten cargar la batería de cualquier gadget y que está fabricada con antiguas banderolas publicitarias que podían verse en las calles de Barcelona. “Los demás productos los estamos desarrollando para grandes marcas de ropa que los sacarán al mercado en función de sus estrategias comerciales”, apunta Xavier Verdaguer, que hablará de algunos de esos productos esta semana en The App Fest.

Emprender en España, emprender en Silicon Valley

Las oficinas de Innovalley, en Estados Unidos

Las oficinas de Innovalley, en Estados Unidos

Xavier Verdaguer arrancó su carrera de emprendedor en Barcelona, aunque dio el salto a Estados Unidos y estableció allí Innovalley. La firma trabaja tanto en Silicon Valley como con un equipo en España. “El ecosistema de emprendimiento de Silicon Valley es algo único y difícil de replicar”, asegura Verdaguer.

“Hay que ir a Silicon Valley a emprender igual que hacen los indios o los israelíes, o sea, buscando financiación y acciones comerciales en California pero desarrollando en España y dando trabajo al gran talento español que está disponible en este momento”, defiende. “A parte de a emprender, hay que ir a Silicon Valley a aprender”.

Sobre el autor de este artículo

Raquel C. Pico