Innovación

La vuelta al mundo con paneles solares

SolarImpulse
Escrito por Rafael Claudín

El avión Solar Impulse 2 dará la vuelta al mundo en 2015, alimentándose únicamente con energía solar.

En marzo de 2015, Solar Impulse 2 despegará desde el Golfo Pérsico y cruzará la India y China antes de afrontar el Pacífico, América, el Atlántico y Europa. Todo ello a tan sólo 65 kilómetros por hora y apenas deteniéndose para cambiar al piloto. Y sirviéndose únicamente de la luz solar como fuente de energía. El proyecto es un ejemplo de tecnología punta y esfuerzo humano destinados a demostrar las posibilidades futuras de la energía solar para el transporte humano.

Solar Impulse, una compañía privada suiza, ha presentado recientemente los primeros detalles de su segundo modelo, Solar Impulse 2. Las alas del avión tienen una envergadura de 72 metros y están completamente cubiertas de celdas solares, tan finas como un cabello humano según indica Gizmodo. Nada menos que 17.248 celdas se encargarán de proporcionar energía a los cuatro motores eléctricos ultraligeros, un 90% más eficientes que un motor térmico estándar.

Un reto para los pilotos

Como un bólido, Solar Impulse tiene el menor número posible de componentes para lograr el menor peso posible, en concreto 2.268 kilos. El fuselaje y demás componentes han sido fabricados con fibra de carbono, fruto de una innovadora técnica de producción masiva, mientras la cabina del piloto apenas tiene espacio para uno solo y carece de ciertas comodidades como el aire acondicionado, el piloto automático o un retrete (incluido en el propio asiento).

De día, el avión permanecerá a 28.000 pies (8.500 metros) y por las noches descenderá a los 16.000 pies (4.800 metros). Para protegerse de un rango de temperaturas que van desde los -40 a los 40 grados centígrados, la cabina únicamente dispone de una espuma rígida especialmente preparada para el aislamiento térmico.

En cuanto a la ausencia de piloto automático, complicará considerablemente la vida de los pilotos, especialmente cuando crucen los océanos, que requerirán cerca de una semana cada uno. Aunque podrán echarse una siestecita de vez en cuando, tendrán que vivir esos días en alerta constante. Solar Impulse 2 cuenta con un sistema que avisa al piloto en caso de que las alas se inclinen más de 5 grados.

Los pilotos, Bertrand Piccard y André Borschberg, son también los responsables del proyecto suizo. Y llevan años preparándose para una epopeya digna de la época de los grandes exploradores. Aunque de camino han logrado recabar numerosas ayudas: el proyecto cuenta con el patrocinio de Omega, Schindler, Solvay y ABB. Incluso Google prestará su plataforma Hangouts durante el vuelo.

Marzo de 2015 ya está grabado a fuego en nuestro calendario.

Imagen: Solar Impulse

Sobre el autor de este artículo

Rafael Claudín

Rafa M. Claudín ha trabajado durante más de 15 años como periodista especializado en tecnología de consumo en medios como PC Actual, Computer Idea, Tech Style o la versión española de Gizmodo, además de colaboraciones en diversas revistas de videojuegos y otras más generalistas como QUO.