Innovación

Vía libre para los paseos suborbitales de Virgin Galactic

VirginGalactic
Escrito por Rafael Claudín

La compañía de Richard Branson espera poder iniciar sus vuelos comerciales a la órbita terrestre a finales de este mismo año.

Aunque le está llevando más tiempo del previsto, el turismo espacial propugnado por Richard Branson y su Virgin Galactic ha recibido un fuerte espaldarazo gracias al acuerdo alcanzado con la Federal Aviation Administration (FAA) de Estados Unidos para el lanzamiento de sus vehículos tierra-aire-espacio. En teoría, con este último paso la compañía podría empezar a enviar al espacio a sus primeros turistas a fin de año.

En teoría, porque ya ha habido varios “fines de año” en los que la compañía había esperado iniciar finalmente los vuelos comerciales al espacio. No hace mucho, Richard Branson aseguró que celebraría la Navidad con toda su familia en la órbita terrestre. Puras Navidades de marketing, que no se cumplieron. Ahora, con la vía, literalmente, libre de tráfico aéreo, las cosas pintan cada vez más reales para Virgin Galactic.

Para llevar a cabo su idea de turismo espacial, Virgin Galactic ha creado un original sistema compuesto por un avión, WhiteKnightTwo, y la propia nave espacial, SpaceShipTwo, con espacio para dos pilotos y seis pasajeros. La WhiteKnightTwo lleva en sus espaldas la SpaceShipTwo hasta una altura de 50.000 pies, unos 15.000 metros. Desde ahí “despega” la nave espacial y lleva a sus ocupantes a la órbita terrestre para un paseo de unas horas antes de volver a la Tierra.

Paseos espaciales “asequibles”

Con este funcionamiento la compañía se asegura la recuperación y reutilización de la cápsula, que es capaz de aterrizar de vuelta a la Tierra sin problemas, para poder mantener una línea espacial comercialmente viable. El coste de los billetes no es para cualquiera: 250.000 dólares en la actualidad, aunque en los últimos años ha variado varias veces, pasando por 100.000 y 150.000 dólares.

Un precio que no se puede permitir cualquiera. Aunque, como muchas cosas, es relativo: el precio de los primeros vuelos comerciales no era mucho más bajo, comparativamente hablando. Y está muy por debajo de los 20 millones que pagaron los primeros turistas espaciales que subieron a la Estación Espacial Internacional. También es verdad que no es lo mismo unos días en la EEI que un paseo de unas horas por la órbita terrestre.

Sea como fuere, se trata de un claro atisbo del futuro. Nadie diría hace unos años que pronto tendríamos un espaciopuerto en la Tierra, el Espaciopuerto America, en tierras de Nuevo Mexico. Y que tendríamos vuelos comerciales al espacio, en grupos de seis personas y dos veces por semana. Si todos los proyectos de Virgin Galactic se cumplen. De momento, ya hay apuntados “astronautas” ilustres, como Lady Gaga, Justin Beiber o Leonardo DiCaprio, según señala Space.com.

Os dejo con un vídeo que muestra las pruebas de vuelo de la compañía a principios de año:

Sobre el autor de este artículo

Rafael Claudín

Rafa M. Claudín ha trabajado durante más de 15 años como periodista especializado en tecnología de consumo en medios como PC Actual, Computer Idea, Tech Style o la versión española de Gizmodo, además de colaboraciones en diversas revistas de videojuegos y otras más generalistas como QUO.