Empresa Innovación

Ventajas e inconvenientes de la fusión entre startups

perfil de trabajadores el empleado amigo
Escrito por Lara Olmo

Las colaboraciones entre startups cada vez son más comunes, incluso algunos emprendedores dan un paso más y fusionan sus proyectos para ser más competitivos y superar así las barreras de entrada.

Algo que entre grandes multinacionales o empresas consolidadas sería imposible, en la filosofía startup cobra todo el sentido: si no puedes con tu enemigo únete a él. Un ‘enemigo’ que muchas veces no es tanto un contrario como un socio potencial. Además esto encaja muy bien con el fenómeno de la economía colaborativa.

Para ser disyuntivo y transformar un determinado sector, es fundamental ganar tamaño. Esto se puede conseguir a través de fusiones o acuerdos con otras empresas del propio sector que sean compatibles.

Pero para que la fusión sea un éxito es esencial que los equipos se complementen.

Un ejemplo de fusión entre startups lo encontramos con Bepretty, empresa que gestiona reservas de servicios de belleza en Latinoamérica, y Fancybox, tienda online española de productos de estética impulsada por Antai Venture Builder.

Ambas tenían una mentalidad similar y vieron en su unión la oportunidad de liderar la reserva de servicios de belleza en Latinoamérica.

Pero además de la compatibilidad, hay otros elementos importantes para que estas fusiones sean un éxito.

Deben comprobar si en el mercado en el que actúan puede haber más de un player, si por separado pueden ser fuertes o sólo ganarán presencia si se concentran con otros. Si esa fusión les va a permitir internacionalizarse; y si se va a dar lugar a una empresa más sólida.

5 startups españolas a las que prestar atención en 2016

Estas operaciones son muy comunes entre las empresas del entorno digital. Un caso reciente lo veíamos con la fusión entre Wallapop y el portal Letgo.

¿Y qué ventajas tiene la fusión entre startups? Adquirir más tamaño, tener menos competencia y contar con potencial para asimilar talento son las principales. Aunque no todo es un camino de rosas. Esto procesos exigen la coordinación de equipos nuevos, establecer una cultura común y tratar de no perder a los mejores miembros de la plantilla.

Por eso es importante que, antes de la operación, las empresas compartan la información suficiente para determinar si les interesa uniese o no.

Una alternativa a la fusión es que una empresa compre a la otra y así quede claro quién va a gestionar la firma en el futuro. Otra opción es cerrar los proyectos originarios y crear uno nuevo, como hicieron los emprendedores Natalia Rodríguez y Denis Salamanca para crear Pivotta.

¿Dónde están las startups unicornio de 2016?

 

 

Vía | expansion.com

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.