Innovación

Una red mundial en la nube aspira a ser un cerebro para robots

Escrito por Inma Rico

El proyecto RoboEarth, que ha creado una red mundial de información y aprendizaje para robots en la Nube, realizará esta tarde su demostración final.

Hasta ahora, los robots estaban programados para una tarea específica, pero un proyecto financiado por la Unión Europea, llamado RoboEarth, está demostrando, después de más de cuatro años de investigación, que estas máquinas pueden aprender de sus iguales, así como de los humanos, y compartir información a través de una red mundial de robots albergada en la nube.

La demostración final de este proyecto se ha puesto en marcha de la mano de un grupo de investigadores de la Universidad de Eindhoven y tendrá lugar hoy en la habitación de un hospital, donde se comprobará cómo, almacenando datos, órdenes e información en una infraestructura cloud, los robots pueden conectarse, intercomunicarse y aprender de las experiencias de sus “colegas”, accediendo a la información allí recopilada. De este modo, se supera el hecho de tener que cambiar la programación de los robots cada vez que tienen que evolucionar o modificar la tarea específica para la que fueron creados.

El objetivo final es crear un cerebro compartido en el que tanto robots como humanos sean capaces de trabajar de forma colaborativa y subir información a la base de datos en la Nube para comunicarse y aprender de ella. Para conseguirlo, el repositorio de RoboEarth incluye conocimiento sobre componentes de software, mapas de navegación para localizar objetos y espacios, información sobre tareas como estrategias de manipulación, recetas, etc. y modelos de reconocimiento de objetos, como imágenes o modelos de determinados objetos.

Durante la demostración de hoy, los robots trabajarán en la habitación de un hospital compartiendo información y experiencias a través de este gran cerebro en la nube, de modo que, si uno de ellos es capaz de abrir una caja de pastillas para ofrecer un medicamento a un paciente, el resto de “colegas” puedan aprender a realizar también esta tarea sin necesidad de estar específicamente programado para ello. Otro de los robots proporcionará un mapa de la habitación con el objetivo de informar al resto de cómo está diseñada y que estos puedan saber cómo deben moverse por ella, mientras otro, por ejemplo, estará destinado a servir la comida al paciente.

RoboEarth supone un gran avance en el terreno de la robótica al proporcionar un ecosistema de información y aprendizaje en la nube para las máquinas. En definitiva, un proyecto que se puede catalogar como la World Wide Web para el mundo de los robots y la interacción con los humanos.

Sobre el autor de este artículo

Inma Rico