Innovación

Una cura inmediata e indolora para las heridas superficiales

asparagus-peeler-revulsion
Escrito por Rafael Claudín

La NASA y GRoK Technologies están desarrollando BioReplicates y Scionic, dos dispositivos que curarán cualquier herida superficial en un instante.

Toda película de ciencia ficción que se precie incorpora un sistema de curación futurista que a menudo resulta más fascinante que los más recreativos combates estelares. Una fascinación inversamente proporcional al pánico que despierta un quirófano. Todavía no hemos llegado a recrear esas mesas milagrosas que repasan el cuerpo de arriba abajo y lo curan todo como, por ejemplo, en Elysium, pero ya estamos muy cerca de los dispositivos de mano que curan en un instante cualquier herida superficial.

En efecto, la NASA está desarrollando junto a la compañía GRoK Technologies, ubicada no por casualidad en Houston, dos dispositivos de mano para obrar la magia sanadora. Sus nombres, BioReplicates y Scionic, son tan futuristas como su inevitable referencia Sci-Fi, una vez más, a Star Trek. Después del VIPE Holodeck de hace apenas una semana, el mundo se está volviendo peligrosamente trekkie.

¿Qué hacen en concreto estos dispositivos? BioReplicates será capaz de regenerar el tejido humano elaborando células humanas en 3D. Una curación instantánea para cualquier herida superficial. Su compañero de viaje, Scionic, eliminará el dolor y la inflamación externa sin necesidad de recurrir a medicamentos. Están pensados para astronautas, pero es fácil imaginar un futuro cercano en el que sustituyan el yodo en los botiquines domésticos.

Pese a que parezcan desarrollos lejanos en el futuro, Inhabitat recuerda que la Agencia Espacial Rusa (RKA) ya utiliza su propia versión de Scionic. Llamado Scenar, se trata de un dispositivo que envía señalas eléctricas que “engañan” al sistema nervioso central para evitar el dolor.

Bueno para el Espacio, bueno para la Tierra

La razón por la que las agencias espaciales están tan interesadas en este tipo de desarrollos médicos hay que buscarla en el mal del astronauta, la osteopenia, es decir, la disminución de la densidad ósea y la pérdida muscular que supone la falta de gravedad durante periodos prolongados. La regeneración celular podría ayudar a regenerar el tejido perdido por la osteopenia.

La NASA espera poder compartir este tipo de patentes para el bienestar general de la humanidad. En parte es el motivo de asociarse para la ocasión con una compañía privada. Lo indica Yolanda Marshall, directora de la Strategic Opportunities and Partnership Development Office del Johnson Space Center en la noticia de la NASA: “Este acuerdo mejorará más la capacidad de la NASA para compartir los avances únicos realizados en las investigaciones basadas en el espacio”.

Así, aunque el objetivo final de esas patentes sea el uso espacial, podrían mejorar mucho la vida aquí en la Tierra. No sólo la vida humana. Además de su uso en el botiquín doméstico, el tejido humano generado se podría utilizar para realizar pruebas de medicamentos y cosméticos, lo que evitaría las pruebas en animales que ahora son la norma.

Imagen: Star Trek

Sobre el autor de este artículo

Rafael Claudín

Rafa M. Claudín ha trabajado durante más de 15 años como periodista especializado en tecnología de consumo en medios como PC Actual, Computer Idea, Tech Style o la versión española de Gizmodo, además de colaboraciones en diversas revistas de videojuegos y otras más generalistas como QUO.