Innovación

Un software ‘made in Spain’ para reconocer nuestras manos

Una nueva tecnología europea permitirá que podamos subir el volumen de la radio o cambiar de emisora de manera precisa sin necesidad de contacto, mejorar la animación de videojuegos y realidad virtual, o mejorar el control de dispositivos de cirugía remotos o detectar problemas de salud, como estrés o depresión.

Conseguir que un ordenador reconozca los movimientos y posición de las manos ha sido un gran reto informático que hasta ahora requería cámaras especializadas o dispositivos que grabaran desde varios ángulos.

Pero recientemente, un proyecto de investigación liderado por el Instituto de Informática Max Planck de Alemania y en el que ha participado la Universidad Rey Juan Carlos ha desarrollado un método que consigue identificar la posición de todos los dedos y articulaciones de una mano en tiempo real a partir de vídeos. Una innovación que abre las puertas a todo tipo de control remoto de manera gestual, estudio de movimiento de manos e interacción con mundos virtuales.

Esta tecnología permitirá que podamos subir el volumen de la radio o cambiar de emisora de manera precisa sin necesidad de contacto. Además, este algoritmo contribuirá a mejorar la animación y el manejo de videojuegos y entornos de realidad virtual. Por otra parte, el reconocimiento de manos podría utilizarse en otros ámbitos como la medicina para mejorar el control de dispositivos de cirugía remotos o detectar problemas de salud, como estrés o depresión, a partir de los gestos de los pacientes. Esta herramienta también ofrece nuevas posibilidades para la interpretación digital de la lengua de signos.

Los gestos 3D: reinventando la comunicación con las máquinas

Visualizar de manera digital la posición de las manos es una tarea especialmente complicada debido a que cada mano cuenta con un gran número de articulaciones, a la velocidad con la que las movemos y, sobre todo, a la estimación de la profundidad a partir de una imagen bidimensional. Por ejemplo, en un vídeo en el que aparece una mano moviéndose de forma natural, en la mayoría de fotogramas parte de los dedos están tapados por otros dedos.

Para resolver este problema, los investigadores utilizaron un algoritmo de aprendizaje automático capaz de ‘aprender’ a base de observar muchos ejemplos. El entrenamiento de este algoritmo supuso gran cantidad de fotogramas en los que se indicaban la posición de cada una de las articulaciones de las manos. Incluso, llegaron a inventar otro algoritmo que generara imágenes realistas de manos para este propósito.

*Vía: DICYT

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Business Insider, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo, ganador del Premio Día de Internet 2018 a mejor marca personal en RRSS y finalista en los European Digital Mindset Awards 2016, 2017 y 2018.