Innovación

Un coche conectado generará los mismos ingresos que 10 vehículos de toda la vida

coche-conectado-legislacion-estados-unidos

Con la relación de amor-odio de los fabricantes automovilísticos y las empresas tecnológicas, el coche conectado y autónomo creará un auténtico ecosistema de nuevas fuentes de ingresos en torno al Big Data.

Coche eléctrico, conectado, autónomo…. Son muchas las tendencias que están sobrevolando el sector de la automoción, pero la verdadera disrupción no vendrá por ninguna de ellas. O, mejor dicho, lo hará con una combinación de todas ellas plasmada en un rompedor y voluminoso ecosistema digital en torno a los coches del futuro, del que provendrán las nuevas fuentes de ingresos. No en vano, un reciente estudio afirma que el 85% de los directivos del sector considera que en el futuro el ecosistema digital generará más ingresos que la venta del coche en sí mismo.

De hecho, un 76% está de acuerdo con que un vehículo digitalizado y conectado generará más ingresos que 10 vehículos no conectados. Así lo afirma la consultora KMPG en un informe que indica cómo ocho de cada diez directivos considera que las firmas de Silicon Valley se involucrarán cada vez más en esta industria, incluso lanzando un coche conectado en los próximos cuatro años. Asimismo, un 78% cree que los automóviles del futuro ideados por compañías TIC se ensamblará en una cadena de montaje de una de las empresas tradicionales del sector. Un escenario donde la colaboración y la confrontación entre ambos polos de la industria automovilística y tecnológica va a ser una constante: un 45% de los ejecutivos auguran que las compañías TIC y los fabricantes de automóviles cooperarán frente al 55% que cree que competirán en un futuro.

En lo que sí se ponen de acuerdo los directivos es en que los datos serán el combustible del futuro modelo de negocio de la industria del automóvil y que los fabricantes de vehículos obtendrán ingresos de los datos: un 84% y un 83% respectivamente, corroboran estas afirmaciones. Pero aquí entra en juego el consumidor, que muestra poca disposición a compartir sus datos de consumo y comportamiento sin recibir un beneficio a cambio: en 2016 tan solo un 30% lo haría y de cara a 2017 este porcentaje cae aún más y son solo un 20% quienes cederían sus datos por nada.

Del coche en propiedad al pago por uso

El principal modelo de negocio del sector del automóvil hoy en día se basa en el coche en propiedad, pero el 59% de los directivos vaticinan que la mitad de los conductores no querrán tener un coche propio en 2025. Y a los coches compartidos hay que sumar los coches sin conductor, que cambiarán radicalmente el uso que se hace de los vehículos y, por tanto, los criterios de compra.

“Mañana los criterios diferenciadores entre marcas tendrán que ver con cómo de bien el coche nos ayuda a relajarnos, a trabajar y a concentrarnos, o a divertirnos y socializarnos. En definitiva, a aprovechar el tiempo y disfrutar durante el viaje”, afirman desde KPMG.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.