Innovación

TR35, los premios del MIT para los innovadores españoles

El MIT (Massachusetts Institute of Technology) es uno de los principales promotores de la innovación a nivel mundial. El prestigioso instituto ha premiado en España a 10 jóvenes emprendedores como parte de su programa TR35.

Susan Hockfield, presidenta del MIT, ha dejado claro en repetidas ocasiones la postura sobre la innovación que defiende la institución que preside. Para Hockfield la innovación es un fiable motor del desarrollo, que además será determinante para encontrar un camino de salida de la crisis económica en la que nos encontramos.

Los premios TR35 son organizados desde hace once años por el MIT para encontrar a los mejores innovadores menores de 35 años. Technology Review (publicación del MIT especializada en investigación sobre tecnología que cuenta con más de 100 años de historia) lanzó los premios TR35 Spain en el 2010. Los ganadores de la segunda edición fueron presentados el pasado mes de octubre durante el EmTech que el instituto celebró en Málaga.

El objetivo de este programa es “reconocer el desarrollo de nuevas tecnologías o la aplicación creativa de las ya existentes para resolver los problemas actuales. Se recompensa el trabajo creativo,  original y  relevante no sólo para la industria en la que se enmarca, sino  para la sociedad en su conjunto”.

Entre los proyectos ganadores hay una arquitectura de computación multinúcleo, sistemas de pagos internacionales, una telefonía móvil de código abierto, mejoras sanitarias y sistemas para producir energía de forma más eficiente.

El Centro de Innovación del BBVA organiza un ciclo dedicado a los 10 ganadores de TR35 Spain que comienza el próximo miércoles 8 de febrero con Elena de Benavides, que ha desarrollado una forma de hacer más accesible uno de los tratamientos de dolencias venosas que no forma parte de los que ofrece la sanidad pública. Para asistir solo es necesario registrarse en un formulario que se puede encontrar en este enlace.

Elena de Benavides es gerente de la startup  Instituto Internacional de Flebología Cabrera (IIDF), que se dedica a la “aplicación, investigación y desarrollo de servicios médicos para la patología venosa”, tratando enfermedades que afectan a un 60% de la población, que a pesar de nos ser mortales disminuyen mucho la calidad de vida y que no tenían más alternativa de tratamiento que la cirugía, por lo que se convertían en enfermedades crónicas.

La innovación no debe de limitarse al desarrollo técnico o científico, es fundamental desarrollar también nuevas formas de organización. El proyecto que defiende de Benavides es interesante porque propone un nuevo modelo de gestión.

Sobre el autor de este artículo

Edgar Camelo