Innovación

Tesla se ahoga en las pérdidas pese a los ingresos récord

Tesla, pérdidas vertiginosas pero cada vez más ingresos

Aunque el volumen de ingresos de Tesla ha sido el mayor de su historia este primer trimestre fiscal de 2018, las pérdidas récord parecen indicar que tardaremos mucho en ver un resultado neto positivo.

Tesla se trata de la marca de coches eléctricos más conocida del mundo, en parte debido al carisma de su CEO, Elon Musk. Sin embargo, y pese a seguir siendo la alternativa para la movilidad sostenible, sus resultados económicos siguen siendo hasta el momento, desastrosos. De hecho, recientemente te contábamos que durante el pasado año la compañía gastaba de media 8.000 dólares por minuto, ¡lo que equivale a casi medio millón de dólares la hora!

Elon Musk admite que la “excesiva automatización” de las fábricas de Tesla fue “un error”

Ahora, hemos conocido que el fabricante rompió su techo de ingresos en el período comprendido de enero a marzo de este año -3.400 millones de dólares, un 26,4 % más que hace un año-. Sin embargo, el récord también viene de la parte de las pérdidas netas, fijadas en 784.600 millones de dólares, un 97,5 % más que en el mismo periodo de 2017. En el gráfico de Statista y según los datos oficiales publicados por la compañía de vehículos eléctricos, puedes comprobar la evolución de gastos e ingresos de Tesla desde 2014 a 2017.

Si atendemos a los gastos operativos durante el primer trimestre, estos se situaron en 1.053,5 millones de dólares, implicando un 13,8 % de aumento con respecto al año anterior. En cuanto a las ventas de automóviles, estas se situaron 2.561,8 millones de dólares, un 25,8 % por encima en relación al anterior ejercicio.

Una de las principales trabas es el retraso en la producción prevista para el Model 3, el coche más asequible de la firma y que podría causar un importante avance en las ventas. En el pasado mes de octubre, la producción estaba un 83% por debajo de lo previsto. Por el momento, la versión básica de este coche eléctrico de masas no se comercializará en Estados Unidos al menos hasta finales de año, según ha reconocido la compañía californiana en un email enviado a los compradores que habían hecho su reserva.

Por otra parte, las entregas en Europa podrían no llegar hasta el próximo 2019, causando un aumento de las pérdida. Otro factor peligroso para la rentabilidad de Tesla es la llegada al mercado eléctrico de competidores de marcas populares como Audi o Jaguar, que presentarán alternativas de autonomía similar con acabados superiores y redes de distribución y reparación propias, como el Audi e-Tron y el Jaguar i-Pace. Así, el objetivo final de la compañía es llegar a producir 10.000 unidades del Model 3 a la semana.

Tesla, pérdidas vertiginosas pero cada vez más ingresos

Infografía | Statista

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.