Innovación

Tecnologías SIG para diagnosticar monumentos y edificios históricos

fintech-mayor-operacion-crowdfunding-inmobiliario-en-espana

Una investigadora de la UPM ha combinado el tratamiento digital de imágenes con sistemas de información geográfica (SIG) para la cartografía de bienes patrimoniales.

Hasta ahora, para poder estudiar un edificio histórico o cualquiera de sus elementos arquitectónicos, era necesario emplear diversas técnicas que nos permitieran obtener un mapa de datos lo suficientemente completo como para tomar decisiones con información de valor. Esto es así porque los instrumentos de ensayos, aunque dan información puntual exacta, no aportan la visión del conjunto necesaria para su correcta interpretación.

Con el objetivo se suplir este ‘gap’ una investigadora de la Universidad Politécnica de Madrid ha combinado el tratamiento digital de imágenes con sistemas de información geográfica (SIG) para su uso en la cartografía de bienes patrimoniales. De este modo, Laura López-González ha logrado por primera vez la cartografía de diversos factores -como humedad, evaporación, salinidad, degradación del material, etc.- comparables en el tiempo.

El método es el que sigue. En primer lugar, se elabora y convierte una cartografía 3D -basada en nubes de puntos de un elemento arquitectónico obtenida mediante fotogrametría- en cartografía raster y vectorial, legible por los sistemas SIG mediante un sistema de coordenadas particular que referencia cada punto de la nube obtenida por fotogrametría. A esta cartografía inicial se le ha denominado cartografía base.

Sobre esta cartografía se pueden referenciar los puntos donde se realizan ensayos no destructivos. Esto permite generar cartografías de los ensayos referenciadas, ofreciendo la posibilidad de obtener sobre un mismo plano base diferentes datos de múltiples ensayos. Estas nuevas cartografías -denominadas cartografías de datos- han permitido cartografiar datos inéditos hasta ahora por métodos convencionales. Así mismo, se ha conseguido por primera vez -mediante álgebra de mapas- la cartografía de diversos factores (humedad, evaporación, salinidad, degradación del material, etc…) comparables en el tiempo.

Finalmente, se ha logrado que todas estas cartografías y datos conformen un archivo único, una planimetría base extremadamente exacta en 2D y 3D sobre la que se pueden volcar absolutamente todos los datos de los diferentes agentes intervinientes. De este modo, se vinculan diferentes bases de datos con la cartografía digital, suponiendo una cartografía dinámica.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.