Innovación

Tecnologías de origen militar que han llegado a nuestro día a día

Las funciones y el alcance del Ejército van más allá de los conflictos bélicos, las bombas y proteger los intereses nacionales dentro y fuera del país. No en vano, los cuerpos militares llevan a cabo otras muchas funciones de índole más social, como la actuación en situaciones de emergencia o catástrofe natural, además de ser germen indispensable de la innovación a escala global.

Y es que, ¿existiría Internet de no haber sido por las necesidades militares de comunicación? ¿O también los bolígrafos, que fueron creados para que los pilotos pudieran tomar notas en pleno vuelo? Las conservas también deben su origen a los problemas de los soldados para transportar comida en sus mochilas. Incluso algo tan elemental como el reloj de pulsera, que hoy todos llevamos en nuestras muñecas, también debe su existencia a que los artilleros necesitaban consultar los minutos entre disparo y disparo cuando lanzaban sus cañones contra el enemigo.

Existen mil y un ejemplos de aplicaciones prácticas de origen militar que, tarde o temprano, han acabado calando en nuestra vida cotidiana y convirtiéndose en parte esencial de la vida civil.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.