Innovación

El mercado tecnológico de la impresión 3D crecerá al 25% anual hasta 2020

El mercado tecnológico de impresoras 3d crecerá a un gran ritmo de aquí a 2020 según un estudio de EY

El valor de mercado de la tecnología de impresión en 3D podría alcanzar los 12.100 millones de dólares en el año 2020, de acuerdo a los datos publicados hoy por la consultora EY.

La industria de la tecnología de impresión en 3D goza de buena salud, ya que ha crecido una media del 28 % anual entre 2011 y 2015. Según un estudio lanzado por la consultora EY –que aglutina respuestas de 900 compañías pertenecientes a 12 países distintos y 9 industrias diferentes-, se prevé que el incremento pueda ser del 25 % hasta 2020 gracias al crecimiento de la demanda, Recientemente hablábamos de que las ventas de esta tecnología se duplicarán este año.

Con este incremento, el valor de mercado de la tecnología de impresión en 3D podría alcanzar la cifra de los 12.100 millones de dólares. El informe revela que el 36 % de las empresas encuestadas ya la aplica en sus procesos de diseño o producción o tiene pensado hacerlo próximamente. La consultora cree que esta tecnología aumentará su peso en procesos de diseño y de producción en en entornos industriales.

La producción mundial de impresoras 3D, en progresión ascendente

Además, el estudio pone de manifiesto que las empresas alemanas son las más activas en este ámbito, ya que el 37 % de las encuestadas por EY afirma tener experiencia con la tecnología de impresión 3D y otro 12 % pretende implementarla. Si lo analizamos por sectores, el del plástico es el más familiarizado con el sector de impresión 3D (38%), seguido por la ingeniería mecánica (29%).

Entre los sectores que desean aprovechar las ventajas de esta tecnología, el 49% de las empresas del sector del automóvil desea hacerlo, así como las empresas vinculadas a la electrónica, medicina y salud, con un 43 % y un 38 % de respuestas positivas, respectivamente.

Según EY, las ventajas principales de la impresión 3D residen en su capacidad de transformación de la cadena de suministro para hacerla más eficiente y dinámica, junto a la personalización de costes por parte de empresas proveedoras. En contrapartida, el alto coste de implantar esta tecnología es su principal inconveniente, aunque se están sentando los cimientos para una implantación generalizada.

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.