Innovación

Tactum convierte la piel en una interfaz orgánica para el diseño 3D

Madlab
Escrito por Mihaela Marín

Las pantallas de los dispositivos son los soportes más corrientes de interacción con la información digital pero no las que mayor riqueza de experiencia aportan al consumidor. Al fin y al cabo son medios impersonales que se limitan a decodificar el lenguaje computacional en un lenguaje inteligible, pero no consiguen provocar algún otro estímulo que no sea el de puro interés informativo o lúdico.

Entonces ¿es aquí dónde se acaba la finalidad de la tecnología? Los innovadores de las interfaces de usuario no se dejan arrastrados por el camino del conformismo y demuestran que se puede ir más allá en la interacción con el espacio invisible de la virtualidad. De hecho, están convencidos que pueden llevar la relación del usuario con la tecnología a un nivel tan íntimo que se podría experimentar en el propio cuerpo.

Un grupo de diseñadores de interfaces de Madlabl.cc en colaboración con Autodesk han encontrado una forma de hacerlo a través de una tecnología inédita que han llamado Tactum o Realidad Aumentada Táctil.

Los resultados de la investigación han sido recogidos en un “Tactum: A Skin-Centric Approach to Digital Design and Fabrication”, un informe que ha sido aceptado para su presentación en la edición de este año de la conferencia Association for Computing Machinery’s CHI, además de ser galardonado con una mención de honor.

TACTUM – Tactile Augmented Reality (Teaser) from Madeline Gannon on Vimeo.

La novedad del concepto creado por Madlab.cc  justifica el alto reconocimiento que ha recibido. La tecnología convierte la piel en una superficie interactiva para el diseño 3D usando los gestos. De esta forma la plataforma da posibilidad al usuario de manejar la información digital directamente desde su cuerpo.

Para ello, el equipo ha improvisado un sistema de proyectores de vídeo que proyecta los datos en uno de los brazos del usuario, mientras que un sistema de sensores de movimiento capta los gestos del brazo opuesto durante la interacción con la información proyectada.

“Hoy tendemos a diseñar wearables en entornos virtuales CAD que ignoran el cuerpo. Para los diseñadores, esto significa que hay muchos interrogantes en cuanto al comportamiento del diseño digital en el cuerpo”, explica Madeline Gannon, jefa de Madlab.cc e investigadora en la Universidad Carnegie Mellon.

El resultado final podría materializarse en algo tan insólito como estas pulseras modeladas con el movimiento aleatorio de los dedos y que podrían encajar a perfección en un desfile de moda adaptada a las tecnologías actuales.

Pulseras 3D

Imagen

La intención de los desarrolladores es convertir el software en una herramienta para crear wearables que se puedan imprimir en 3D teniendo en cuenta las exigencias de personalización de los usuarios y con especial interés en las aplicaciones médicas: “Estamos muy entusiasmados con las posibles aplicaciones de nuestro sistema en el sector sanitario. Por ejemplo, podemos ver un gran potencial para los médicos y fisioterapeutas en la creación de escayolas y aparatos ortopédicos que ayuden en la rehabilitación de los pacientes”, concluye Madeline Gannon.

Imagen principal 

Sobre el autor de este artículo

Mihaela Marín

Mi interés por la tecnología ha nacido cuando me he dado cuenta de que nos permite ver el lado escondido de la realidad. Todavía quedan muchas cosas por descubrir y suficiente curiosidad para entender lo que realmente somos. Especializada en Periodismo y Marketing, he podido compartir experiencias con profesionales del mundo empresarial tecnológico. Siempre en búsqueda de ideas, escribo para hacer conocido el trabajo innovador, capaz de cambiar los problemas en soluciones.