Startups

Tres maneras con las que convertirte en un mejor CEO de startups

como ser mejor ceo de startup

No todo el mundo vale para ponerse al frente de una startup. Si eres de los que piensas que tiene lo necesario, te damos tres consejos con los que ser mejor CEO.

Siempre se ha dicho que los emprendedores son personas con una alta tolerancia al riesgo. Así debe ser cuando enfrentarse a un nuevo negocio conlleva una tasa del 90% de fracaso.

Iniciarse en una nueva empresa es uno de los retos más complicados que pueda darse profesionalmente. A grandes rasgos, el CEO de una startup deberá, además de lidiar con el riesgo, contar con una gran versatilidad, disponer d una enorme capacidad de adaptación y contar con una ética del trabajo.

Si después de todo esto te ves capaz de ponerte al frente de una nueva empresa, te contamos de manera breve las tres maneras con las que convertirte en en un mejor CEO de tu Starup.

  • Pivotar. Cuando tu modelo de trabajo no está funcionando, lo que debes hacer como CEO es pivotar. Esto es pasar al Plan B. Tu negocio debe readaptarse para sobrevivir, y eso es, desgraciadamente, algo más frecuente de lo que piensas. Según el Informe Startup Genome, “las Startups que pivotan una o dos veces aumentan 2,5 veces más dinero y tienen un crecimiento de usuarios 3,6 veces mejor que las que no lo hacen. El secreto: antes de llevar a cabo un cambio de dirección tómate el tiempo de investigar con profundidad las características correctas del mercado.

Colaboración de startups y multinacionales: clave para que una empresa triunfe

  • Contratar a las personas adecuadas Un nuevo negocio necesita un gran número de áreas que cubrir. Desde especialistas en el sector hasta recursos humanos, contabilidad, publicidad o comunicación… es imposible que alguien resulte experto en todos ellos. Por ello, el primer acierto como CEO es conseguir  un equipo de trabajo profesional y adecuado. Según los experto el secreto es conseguir gente capaz de crear redes entre los distintos equipos. En dos palabras: el primer paso es hacerte con tu COO y tu CMO.
  • Prioriza las ganancias. Lo peor que le puede suceder a un nuevo negocio es quedarse sin efectivo. Por ello se debe priorizar lo referente a las ganancias, frente a beneficios, impuestos, intereses o depreciación. Cuánto antes disponga de rentabilidad, antes podrá estar en condiciones de solicitar mejores condiciones de financiación. Por otro lado, un elemento esencial del CEO es saber comprender a la perfección quién, cuándo y cómo recaudar capital para su negocio. No hay mejor manera de asentarse en el mercado que conseguir que alguien dispuesto a invertir en nuestra startup.

Vía | Forbes

Sobre el autor de este artículo

Cristina Fernández Esteban

Licenciada en periodismo. Entusiasta de la tecnología, la literatura y el café.