Startups

Los inversores comienzan a interesarse por startups chinas disruptoras

startup-china
Escrito por Ana Muñoz

¡Atención emprendedores! Los inversores están empezando a interesarse por startups chinas que experimentan con nuevos modelos de negocio disruptores. ¿Será el nuevo competidor de Silicon Valley?

La primera ola de las startups chinas se basó en adaptar los distintos productos o servicios occidentales al mercado asiático, añadiéndole ciertas características extra para que fuera un “X”, pero mejorado.

La prueba la tenemos en compañías como Baidu, el Google chino, o Alibaba, el gigante asiático del ecommerce. Sin embargo, esta tendencia de “imitar” negocios europeos o estadounidenses parece que está a punto de llegar a su fin.

Y es que las últimas startups chinas están creando nuevos modelos de negocio diametralmente opuestos a los que ya conocemos hoy en día. Quizás por eso, los inversores están empezando a tenerlas en cuenta.

Quien no arriesga, no gana

Sorprendentemente, las autoridades chinas están dejando crecer a estas startups que proponen nuevos modelos de negocio. Y es que, al contrario de lo que ocurre en otros países, evitan a los jóvenes emprendedores tener que perderse en infinitos procesos burocráticos para abrir una compañía.

Así, tenemos el ejemplo del bike sharing (compartir bicicleta), un negocio en auge en el país asiático. Aunque no sea una idea especialmente nueva (recordemos que ciudadades como Madrid o Nueva York ya ofrecen estos servicios desde hace años), lo cierto es que en China este sistema ha tomado una nueva dirección.

Los usuarios del bike sharing chino utilizan el GPS de su móvil para ver dónde están las bicis más cercanas, sin necesidad de tener que ir a un punto designado en concreto. A continuación, pedalean hasta su destino y la dejan en un punto visible donde otros usuarios puedan utilizarla.

Llega a Madrid eCooltra, al alternativa a Car2Go y Emov de dos ruedas

Este nuevo modelo de negocio es mucho más exitoso entre los clientes que los otros. Prueba de ello son los más de 6 millones de bicis que tiene Ofo en China y los más de 700 millones de dólares que ha levantado en su última ronda de financiación.

También nos podemos fijar en, Mobike, una startup que nació hace 15 meses, pero no por ello es menos importante. Tiene una flota de más de 5 millones de bicis y, cada día, añaden unas 100.000 a la lista. Según los datos de la empresa, al día se realizan unos 25 millones de trayectos a través de su plataforma, y prevén que esta cifra aumente exponencialmente en los próximos meses.

De hecho, les va tan bien el negocio que el 30 de junio abrieron una nueva sede en Manchester, la primera ciudad de sus planes de expansión internacional.

Dispuestos a experimentar

Otra cosa que ayuda mucho a los emprendedores chinos es que, al contrario de lo que ocurre en otros países, los ciudadanos asiáticos están acostumbrados a experimentar con nuevos productos o servicios.

Esto es especialmente útil en la industria del entretenimiento, ya que los más jóvenes están un poco cansados de la televisión tradicional y, en cuanto sale una alternativa, la prueban.

streaming china

Así, hay un par de plataformas, Yizhibo y Huajiao Live, que son muy populares entre la población. Son canales de streaming de celebrities y pseudocelebrities en los que los famosos se ponen delante de una cámara y hablan en directo sobre su vida, ocurrencias o proyectos personales.

Actualmente, hay unas 150 plataformas de este tipo y juntas cuentan con más de 50 millones de clientes de pago. De acuerdo con iResearch, todas ellas ingresan unos 3.000 millones de dólares al año. Y esto acaba sólo de empezar.

China arrebata a Estados Unidos el puesto de primera potencia económica mundial

Pero no sólo pagan por el entretenimiento en streaming. También son grandes seguidores de los cursos online en directo o clases magistrales. Por ejemplo, Zhihu Live cuenta con más de 70 millones de usuarios registrados y 20 millones de clientes activos que están dispuestos a pagar por un one-to-one con alguno de los expertos que les proponen.

La rapidez es fundamental

La innovación es cosa de 10 minutos. Por eso, en China es fundamental ser una compañía disruptora, pero también muy rápida. Las empresas lo tienen tan en cuenta que el horario de sus trabajadores es de 12 horas diarias, 6 días a la semana.

Las tendencias, éxitos y fracasos de las nuevas compañías de China surgen semanalmente. Por eso, los grandes inversores están apoyando a los nuevos modelos de negocio asiáticos. Y es que, si triunfan, servirán, al menos, a 1.400 millones de ciudadanos.

Vía | BI

Sobre el autor de este artículo

Ana Muñoz

Licenciada en Periodismo. Tecnoadicta, apasionada por los wearables y las pelis de superhéroes.