Startups

Esta es la única startup española presente en el ranking de las 500 mejores del mundo

Nice peopleo at work

Solo una startup española se ha colado en el ranking de las 500 mejores del mundo. Analizamos el sector del emprendimiento en España para conocer las posibles causas por las que nuestras compañías no tienen aún fuerte presencia internacional.

Un año más el programa Deloitte Technology Fast 500 ™ EMEA   ha elaborado su listado con las empresas mejor calificadas del pasado año. Un ranking objetivo de la industria que reconoce a las empresas de tecnología de más rápido crecimiento en Europa, Medio Oriente y África (EMEA) durante los últimos cuatro años.

El programa de EMEA de este año presenta ganadores con una tasa de crecimiento promedio de 1.377 %, frente al 967 por ciento en 2016. Seleccionados en base al crecimiento de los ingresos por año fiscal fiscal de 2013 a 2016, las empresas ganadoras pertenecen a 18 países. De entre las 500 empresas destacadas, tan solo una startup es española.

En este ranking, que es liderado por Deliveroo en Reino Unido con un crecimiento del 107117% dentro de la industria del software, se sitúa  Nice people at work (NPAW) la única compañía española que se ha colado en el listado.

Fundada en nuestro país en 2008, esta empresa relativa al sector Media y la comunicación, se sitúa en el puesto 453 con un crecimiento medio del 247%. Con oficinas en Barcelona y Nueva York, la única startup española entre las 500 mejor calificadas por Deloitte, NPAW es una empresa de inteligencia comercial que presta servicios a la industria de medios online.

Las startups españolas

Que en un ranking de compañías destacadas tan solo contemos con una empresa perteneciente a nuestro país no es nada que pueda extrañar. Y es que aunque cada vez es más frecuente el emprendimiento en nuestro país, los datos muestran que aún queda mucho por hacer.

Según el ranking que analiza la situación del sector startups europeo realizado desde Bruselas, España ocupa el quinto lugar en el top 20 de los ecosistemas europeos. Lo que en cifras supone unos  2.000 millones de euros de inversión lograda a repartir entre 207 empresas. Un volumen de empresas que aumenta respecto a 2016 en un 20% en relación a la financiación y cantidad de startups maduras presentes en el país.

Consultoría: la mejor opción para empezar a emprender

Pero aunque estos datos parecen alentadores, en cuanto se escarba un poco más comienzan a no ser tan estimulantes. Según dicho estudio, esta situación da un vuelco por completo si lo que tenemos en cuenta es  la escalabilidad de los proyectos frente al capital invertido y la demografía.

Así, comparando el tamaño del país con la cantidad de compañías y la inversión que estas consiguen, los datos del informe son contundentes: España se sitúa en la parte más baja de la tabla, solo por encima de países como Polonia, Italia o Austria.

España y el emprendimiento

Entonces, ¿qué es lo que produce que España no consiga despuntar en el entorno del emprendimiento? Las cifras lo dejan claro, según los datos obtenidos de la mesa redonda Emprender en España organizada por El Confidencial, si más de 100.000 empresas se crearon en España en 2016, en ese mismo periodo más de 27.000 echaron el cierre. Y lo que es más llamativo el 21% de todas startups  que existen actualmente no llega a los dos años de antigüedad. Es decir, la educación y el conocimiento de la cultura de emprender debe aún calar en la sociedad.

Así el comentario generalizado de los expertos pasa por llevar a cabo un cambio en la educación si queremos que el sector emprendedor español consiga situarse como líder de futuros ranking de empresas punteras.

Entre las startups líderes con las que cuenta nuestro país tenemos Edreams OdigeoPrivaliaLetgoCabifyAlien Vault y Scytl. Y entre los sectores dónde más se apuesta en el emprendimiento destacan el eCommerce, Móvil/Apps, Comunicación y Redes sociales.

¿Pensando en emprender? Asegúrate antes de que te gusten estas habilidades

Por ello la base está asentada. Ahora lo que debe efectuarse es un cambio generalizado en la mentalidad que consiga que esta semilla prospere.  Y es que la puesta en marcha de un proyecto empresarial no debe pasar por ser una solución extrema ante la crisis. Si no un proyecto fuerte y consolidado que asuma el riesgo que conlleva emprender y estudie todas las posibilidades posibles.

“Es cierto que se necesita más formación, tenemos que aprender, por ejemplo, a gestionar el fracaso porque emprender no siempre significa éxito”, comentaba Inmaculada Riera, directora de la Cámara de Comercio de España.

Carmen Casero, responsbale de la secretaria de Trabajo Autónomo en el Ministerio de Empleo tiene la solución: “tenemos que conseguir un sistema que ponga aún menos trabas para crear tu propia empresa y, sobre todo, incentivar más a los jóvenes para que sepan desde la escuela qué es el emprendimiento y qué es ser empresario” resume acertadamente.

En definitiva la aparición de una startup española en el ranking de empresas con mayor crecimiento es un sígno de que en nuestros país las cosas están cambiando. Pero aún  falta formación y reflexión acerca del emprendimiento, y eso es algo que ha de cambiar si queremos hacer que las compañías españolas progresen a nivel mundial.

Sobre el autor de este artículo

Cristina Fernández Esteban

Licenciada en periodismo. Entusiasta de la tecnología, la literatura y el café.