Startups

Abren microcentro logístico de e-commerce en el centro de una gran urbe

Escrito por Marcos Merino

Esta startups israelí ha decidido que la mejor manera de llegar pronto a sus clientes es vivir entre ellos, incluso si eso supone menos espacio construido para servir de almacén.

Cada vez más productos pueden comprarse online a precios asequibles, y cada vez son menores los plazos que tenemos que esperar hasta que nos entregan dichos productos en nuestros hogares. Ahora, una startup israelí llamada CommonSense Robotics se ha propuesto reducirlo aún más gracias a la puesta en marcha de su primer microcentro logístico autónomo en Tel Aviv. La compañía (que este año ha recaudado 20 millonesde dólares en una ronda de financiación y confía en llegar a nuevos mercados en 2019) cuenta con un modelo de negocio basado en cobrar a los minoristas una tarifa por cada pedido realizado, mientras mantiene la propiedad y la operación de los centros logísticos.

Alibaba planea abrir su primer centro logístico en Europa

La compañía afirma que la instalación es la más pequeña del mundo de su clase (con 1829 metros cuadrados), mientras que la mayoría de las instalaciones de este tipo que incroporan tecnología robótica no bajan de los 36.576 metros cuadrados (las instalaciones que Amazon está a punto de abrir en Alabama, por ejemplo, serán de nada menos que 260.604 metros cuadrados). Y es que, si bien los grandes centros logísticos proporcionan más comodidad a las empresas de e-commerce, suelen representar un gran reto a la hora de encajarlo en un diseño urbano: lo habitual es que la mayor parte del espacio disponible esté a las afueras de la ciudad a cuyos habitantes pretendemos llegar en menos tiempo aún que antes, lo cual tiene repercusiones bastante negativas sobre el objetivo de reducir los tiempos de entrega.

Por ello, CommonSense Robotics asumió el reto de construir sus instalaciones en un área que antes se habría considerado demasiado pequeña como para albergarlas: “Con el fin de adaptar nuestro sitio en espacios urbanos pequeños y estrechos, hemos diseñado cada elemento para optimizar la eficiencia del espacio”, dijo Avital Sterngold, vicepresidente de operaciones. Utilizando un sistema de clasificación robótica que incluye cientos de robots, además del software de inteligencia artificial que les asigna tareas específicas, la instalación puede preparar pedidos en menos de cinco minutos de extremo a extremo.

Vía | SingularityHub

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Diseñador web y docente de educación no formal, imparte cursos de informática en el medio rural porque las brechas están para cerrarlas. Desde que le nombraron director de la revista de su colegio, no ha dejado de escribir.