Innovación

SpaceX lanzará en noviembre el Falcon Heavy, el mayor cohete desde el Saturn V

Un cohete que supera todos los récords pondrá a prueba la capacidad innovadora de SpaceX. Elon Musk, por si acaso, ya rebaja las expectativas y consideraría un éxito que el Falcon Heavy se elevara, aunque no llegara a su órbita.

Desde el popular cohete lunar Saturno V de la era Apolo, que voló por última vez en 1973, el espacio no conocía un dispositivo de una envergadura semejante a la del Falcon Heavy. La última apuesta de Elon Musk a través de su compañía SpaceX se elevará hacia los cielos desde el Centro Espacial Kennedy (Florida) el próximo mes de noviembre, si se cumplen las estimaciones anunciadas por el propio visionario esta semana.

El Falcon Heavy de dos etapas se compone de un núcleo de cohete Falcon 9 modificado, flanqueado por dos propulsores también de un Falcon 9. El cohete de 70 metros de altura es capaz de elevar cargas de 63.000 kg a órbita terrestre baja y alrededor de 30 toneladas a órbitas de transferencia geoestacionaria, muy por encima de las posibilidades de su predecesor (22.679 kg. en órbita terrestre baja).

Eso sí, y al igual que el Falcon 9, este nuevo cohete está diseñado para ser parcialmente reutilizable en futuros lanzamientos. Para ello, los tres núcleos están diseñados para regresar a la Tierra y aterrizar después del lanzamiento de forma controlada.

El Falcon Heavy ya fue anunciado por SpaceX en 2011, cuando Elon Musk prometió su llegada para 2013. Un considerable retraso, por tanto, que se debe a varios problemas durante la fase de producción y diseño, así como a la tristemente famosa explosión del Falcon 9 en septiembre del pasado curso, que obligó a dilatar todavía más todos los plazos de desarrollo.

Unas trabas que no están ni mucho menos superadas. El propio Elon Musk se ha encargado de rebajar las expectativas respecto al lanzamiento de este otoño, consciente de que un despliegue de semejante dimensiones y sin comparación histórica puede fallar de mil y una maneras. “Creo que el Falcon Heavy va a ser un gran vehículo, pero hay tantas cosas que son realmente imposibles de probar en el terreno, y haremos lo que podamos”, ha explicado el visionario tecnológico durante una Conferencia de Investigación y Desarrollo de la Estación Espacial Internacional en Washington DC. “En realidad terminó siendo mucho más difícil de hacer Falcon Heavy de lo que pensábamos: todas las cargas cambian, la aerodinámica cambia totalmente, hemos triplicado la vibración y el impacto acústico”.

Por si estos temores sonaran vacíos o una cura de falsa humildad, Musk lo deja bien claro: “realmente hay muchas probabilidades de que el cohete no llegue a la órbita, quiero asegurarme de que las expectativas se sitúan ahí. Yo solo espero que se eleve lo suficientemente lejos de la plataforma como para no causar ningún daño. Consideraría eso una victoria, para ser honesto“.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.