Innovación

Space Mapper mostrará cómo utilizamos los espacios en las ciudades

Escrito por Esther Macías

Una app desarrollada por el CSIC y la Universidad de Princeton ayudará a detectar patrones de movilidad de las personas en las urbes según su estrato social

¿Cómo nos movemos las personas en las ciudades? ¿Varían los lugares a los que vamos en función de nuestro nicho social, estatus económico, estado civil, edad, sexo…? Aunque parece obvio que sí, profesionales del  Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y de la Universidad de Princeton, en Estados Unidos, están llevando a cabo un proyecto para detectar patrones de movilidad asociados a los diferentes estratos sociales que habitan las grandes ciudades.

El proyecto comenzó hace tres años en Princeton de mano del investigador John Palmer. Ahora, como fruto del trabajo realizado por Palmer y su equipo, centrado en las Ciencias Sociales, junto con los investigadores del CSIC con los que colaboran, focalizados en este caso en la Ecología del Movimiento, ambas organizaciones han lanzado una app llamada Space Mapper que será clave para la investigación. “Se trata de una aplicación móvil para plataforma Android, descargable gratuitamente por los usuarios que quieran contribuir al proyecto y que serán informados puntualmente de los resultados que vayamos recabando de éste. Gracias a esta app podremos conocer cómo los diversos grupos sociales hacen uso de espacios públicos de las ciudades y de los propios espacios que éstas les ofrecen“, indica el investigador del CSIC en el Centro de Estudios Avanzados de Blanes, Frederic Bartumeus.

Bartumeus afirma que no se trata solo de sacar a relucir las posibles desigualdades existentes asociadas al uso del espacio público en las ciudades y fomentar su diseño en función de su uso, sino que va mucho más allá. “Sus posibles aplicaciones son muy amplias. Por ejemplo, se podría observar si ha habido un movimiento migratorio de un barrio a otro dentro de la misma ciudad y poder analizar el porqué. O simplemente estudiar los movimientos que se producen a diario por las personas del trabajo a casa o a lugares de ocio en función de su estado civil, de si tienen hijos o no, etc. O incluso analizar qué áreas de las ciudades presentan mayores niveles de contaminación o de criminalidad, la dispersión de epidemias, etc.”.

Cómo funciona la app

Space Mapper permite al usuario decidir qué tipo de información quiere facilitar y con qué frecuencia desea que se registren sus movimientos. Los datos recopilados son encriptados y enviados a un servidor en la universidad estadounidense donde se almacenan de forma totalmente anónima.

Actualmente, Space Mapper sólo está disponible para el sistema operativo Android. “Si vemos que tenemos suficientes usuarios de la app para llevar a cabo la investigación no lanzaremos la app para iOS porque el proceso ha sido complicado; pero todo esto lo iremos viendo poco a poco”, afirma el investigador del CSIC. 

De momento, el proyecto se centra en el análisis de tres ciudades: Barcelona, Nueva York y Los Ángeles (ambas en EEUU), elegidas por “ser grandes urbes con millones de personas. Además, en este tipo de grandes ciudades se suele hacer un uso más intensivo de esta tecnología, así que esto también ha motivado que las seleccionemos”. Aunque no descarta añadir otras ciudades a la iniciativa dentro de un tiempo. De hecho, indica, “la información que recibamos de cualquier otra ciudad también será bienvenida y analizada, pues cuanto mayor y más diversa sea la muestra de usuarios, más significativas serán las conclusiones”.

“En realidad –indica Bartumeus– la información sobre el movimiento de las personas que usan un smartphone ya la tienen las operadoras, aunque el uso que éstas hacen de ella tiene un fin privado y comercial. Nuestra idea es que sea el usuario de la aplicación el que la facilite de forma voluntaria para el proyecto, de carácter científico. Además, “el nivel de detalle que puede ofrecer Space Mapper es mayor que el que obtenido por las propias compañías telefónicas”. “Los resultados del mismo, por supuesto, se harán públicos siempre con el objetivo de que contribuya a una mejora de la sociedad, que es lo que persigue la ciencia. Por ejemplo, las Administraciones podrán mejorar el transporte de determinadas zonas urbanas si se ve que es insuficiente, etc.”, añade el experto.

De momento unas 800 personas están probando Space Mapper y Bartumeus espera disponer de los primeros resultados del mismo en otoño de este año. “El proyecto está vigente hasta septiembre, así que después podremos sacar a la luz los primeros datos”.

La app, a pesar de proporcionar mapas y amplia información, se ha desarrollado de modo que consuma la mínima batería del smartphone de sus usuarios. Además es compatible con otras aplicaciones como, por ejemplo, Whatsapp.

Tecnología móvil y ciencias sociales, un matrimonio bien avenido

La tecnología móvil está cambiando muchas cosas. No sólo la forma en la que actúan las personas sino también la propia forma de trabajar de los científicos. En este sentido, Bartumeus explica que el uso de la tecnología móvil es cada vez más frecuente en el ámbito de la Ecología Humana y las Ciencias Sociales.

 

Sobre el autor de este artículo

Esther Macías

Periodista especializada en tecnología, innovación, economía digital y emprendimiento. Tras un largo paso por iWorld y ComputerWorld, desde 2013 estoy inmersa en la prodigiosa aventura de TICbeat como jefa de redacción.