Innovación

Un software de reconocimiento facial “centrará la mirada” en Skype

Escrito por Inma Rico

Gracias a un sensor similar a Kinect y a un software de reconocimiento facial, podremos mirar a los ojos a nuestro interlocutor de Skype.

El contacto visual cuando mantenemos una conversación es  fundamental para conectar con la persona que tienes enfrente. Sin embargo, cuando nos comunicamos por videoconferencia, la idea de que “hay que mirar directamente a los ojos mientras se habla” se pierde.

¿Por qué no se transmite este contacto visual? Entenderlo es muy sencillo: cuando una persona utiliza, por ejemplo, Skype en su ordenador, fija su mirada en la webcam del equipo, que suele estar situada en un plano superior al de los ojos.  Cuando al interlocutor le aparece la imagen en su ordenador, esta desviación de la mirada se hace muy notable.

Con el fin de solucionarlo, un grupo de estudiantes del Computer Graphics Laboratory ETH Zurich ha desarrollado un software que, con un simple sensor como Kinect, es capaz de detectar la cara que se está mostrando en pantalla, rotarla y sustituirla por otra que consigue que el sujeto mire directamente a la cámara (como en los estudios de televisión) y, por tanto, al interlocutor que está al otro lado.

Hasta ahora, los sistemas de videoconferencia que lograban ofrecer este efecto eran muy costosos por la complejidad tecnológica que llevaban implícitos; el logro de esta investigación es el haber conseguido una tecnología sencilla y asequible que puede ser utilizada en los hogares y que deja de estar restringida a las grandes corporaciones.

Por el momento, los sensores que necesita albergar una webcam para utilizar el software no están integrados en las cámaras estándar, así como tampoco en los ordenadores portátiles ni en tablets y teléfonos móviles. La idea de los desarrolladores es que se puedan abaratar los costes y, en un futuro no muy lejano, se incluyan este tipo de sensores en cualquier webcam estándar. Incluso ya están trabajando en la adaptación del software para sea utilizado en dispositivos móviles, así como en un plug-in para que los usuarios de Skype disfruten de este invento en breve y mantengan el contacto visual con su familia, amigos o colegas de trabajo mientras hablan.

“Queremos conseguir que las videoconferencias sean tan reales como un encuentro persona a persona”, concluye Claudia Kuster, una de las  estudiantes de doctorado que han participado en este proyecto.