Innovación

SociBot-Mini, un ‘terminal de información futurista’

SociBot-Mini
Escrito por Rafael Claudín

La británica Engineered Arts crea un robot que puede ponerse la cara de uno de tus amigos sin inmutarse, en un primer paso de hardware social.

Los robots con aspecto de… robots suelen tener un aspecto simpático, quizá porque así es como eran los robots de ficción de hace unas décadas. Pero cuanto más intentan humanizarlos, más escalofriantes resultan, como las muñecas de porcelana. Es el caso de este modelo robótico de Engineered Arts, tan humano que puede llevar sin despeinarse la cara de cualquiera de tus amigos.

La primera versión de SociBot-Mini ya está a la venta y está pensado para servir de punto de información en espacios públicos, como supermercados o aeropuertos. Mide 60 centímetros de alto y es capaz de captar y reconocer gestos gracias a un sensor de profundidad espacial similar al de Kinect, además de grabar expresiones faciales gracias a una webcam incorporada.

Con esos detalles, puede adivinar tu estado de ánimo y tu edad, lo que puede empeorar tu estado de ánimo. Eso sí, podrá mantener conversaciones bastante animadas, teniendo en cuenta que su software de conversación es una versión más avanzada de Rosette, un programa que logró el premio Loebner en 2011 por su capacidad para mantener conversaciones sencillas. Will Jackson, director del proyecto, señala que “las interfaces informáticas actuales han cambiado poco desde la máquina de escribir. Tenemos software social e Internet social, pero no tenemos hardware social”.

Financiación para llevarlo a los hogares

SociBot-Mini quiere cambiar las cosas. Especialmente en su siguiente versión que, si la compañía logra la financiación que necesita a través de Kickstarter, estará destinada a su consumo en los hogares, como un “mayordomo que te conoce de dentro a fuera”. Como mayordomo, te pasará las llamadas telefónicas, vistiendo de paso la cara de la persona que te está llamando.

Este efecto, más escalofriante que impresionante, se consigue gracias a la cara del robot, creada con un plástico transparente con el contorno genérico de una boca, una nariz y unos ojos, sobre el que se proyecta, desde dentro, una imagen digital. Para que esta maravilla pueda empezar a ponerte los pelos de punta, primero necesita la financiación de los interesados, algo que por fortuna no depende de la legislación española o sólo daría para pagar las ruedas.

En todo caso, New Scientist señala que no es el único robot que trabaja en esa línea. Furhat, una cabeza robótica desarrollada en el Real instituto de Tecnología de Suecia, puede animar caras impresas en 3D, un proyecto que, al parecer, ha despertado el interés de Skype. En el siguiente vídeo puedes ver ambos modelos cara a cara, nunca mejor dicho.

Imagen: Engineered Arts

Sobre el autor de este artículo

Rafael Claudín

Rafa M. Claudín ha trabajado durante más de 15 años como periodista especializado en tecnología de consumo en medios como PC Actual, Computer Idea, Tech Style o la versión española de Gizmodo, además de colaboraciones en diversas revistas de videojuegos y otras más generalistas como QUO.