Innovación

Smart Parking, primera aplicación comercial NB-IoT de Huawei y Vodafone

vodafone-huawei-nb-iot
Escrito por Ana Muñoz

Vodafone y Huawei han mostrado la primera aplicación de la tecnología NB-IoT, Smart Parking, sobre la red del operador. ¿Quieres saber cómo funciona?

Durante la demostración, un sensor con tecnología NB-IoT ha actualizado la ocupación de una plaza de parking en tiempo real. El estado se mostraba a través de una app del móvil, quedando ocupada tras el estacionamiento y libre tras la marcha del mismo.

Se prevé que, en un futuro, el sistema permita la reserva de plazas en tiempo real y la navegación hasta el lugar, lo que ahorraría tiempo a los conductores.

La tecnología NB-IoT mejora la cobertura en interiores y la escalabilidad con respecto a la M2M actual. Como ventaja, los dispositivos tienen un bajo consumo de batería y coste reducido. Y es que esta tecnología no necesita un despliegue independiente, si no que funcionará con la red 4G a través de una actualización de software.

Por lo tanto, esta demostración de Smart Parking, supone otro paso decisivo hacia la comercialización de los servicios NB-IoT. “Esta tecnología cambiará el negocio de las telecomunicaciones en 5 años, ya que las demás soluciones no están estandarizadas”, ha señalado Santiago Tenorio, director de Red de Vodafone.

Por su parte, Ramón Lafuente, director de la cuenta Vodafone de Huawei, ha recordado el carácter innovador de ambas compañías. “Este hito de la tecnología no ha sido fácil, pero ha sido posible gracias al trabajo en conjunto de Huawei y Vodafone“, ha destacado.

Huawei y Vodafone dotarán a Madrid de conexión 4G a 600 megas

También hay que tener en cuenta que la empresa no sólo ha contribuido a la estandarización de esta tecnología, sino que también es proveedor integral de todos sus componentes, desde el dispositivo hasta el acceso radio (eNodeB), el IOT Core y la plataforma IOT.

Los expertos prevén que la tecnología NB-IoT multiplique por siete el número de conexiones de de dispositivos en 2020, haciendo que estos pasen de 400 millones (2015) a 3.000 millones en menos de 5 años.

Sobre el autor de este artículo

Ana Muñoz

Licenciada en Periodismo. Tecnoadicta, apasionada por los wearables y las pelis de superhéroes.