Innovación

Simulación de incendios forestales para predecir el avance del fuego

Investigadores de la Universidad de Salamanca han desarrollado un modelo de simulación de incendios forestales que será útil para predecir el avance del fuego y, por lo tanto, para ayudar a combatirlo.

El reciente incendio en la Comunidad Valenciana ha resucitado viejos fantasmas sobre los fuegos forestales en la época estival, una constante de cada verano en nuestra país. Una lacra, máxime cuando muchos de ellos son intencionados o provocados por descuidos, que podría minimizarse de aplicar las nuevas tecnologías como un arma más contra las llamas.

En ese sentido, investigadores de la Universidad de Salamanca han desarrollado un modelo de simulación de incendios forestales que será útil para predecir el avance del fuego y, por lo tanto, para ayudar a combatirlo. La herramienta, denominada PhyFire, está integrada en un sistema de información geográfica (SIG), se puede usar en todo el territorio nacional y es accesible para cualquier usuario en internet: sinumcc.usal.es.

“La propagación de un incendio forestal es un proceso altamente complejo, requiere simplificar las ecuaciones iniciales, pero aún así el modelo propuesto incorpora los principales mecanismos de transmisión de calor en un incendio, que son la radiación y la convección. Es un modelo bidimensional, aunque tiene en cuenta algunos elementos tridimensionales, como la pérdida de calor en la vertical o la influencia de la radiación y del viento en la inclinación de la llama”, comenta la investigadora María Isabel Asensio Sevilla.

Una ‘nariz electrónica’ española permitirá detectar combustibles en incendios

Uno de los elementos integrados en esta herramienta que hace posible estas y otras aplicaciones es un modelo de comportamiento del viento, ya que este factor es determinante para la evolución del fuego. Además del viento predominante, hay que tener en cuenta que a escala local la orografía del terreno y las temperaturas del propio incendio influyen en el viento local. Por eso, el grupo ha desarrollado un modelo de campos de viento de alta definición, que además de estar integrado en el modelo de incendios como elemento esencial, tiene otras aplicaciones, como estudiar la propagación de la contaminación atmosférica y realizar predicciones para la industria eólica.

Por otro lado, la nueva herramienta permite acceder a la información topográfica, de usos de suelo y de vegetación, aspectos importantes para realizar la simulación, pero que también permiten representar los datos de una forma visual y atractiva para el ingeniero forestal que tiene que utilizar esos resultados a la hora de organizar cómo va a ser el trabajo de extinción.

*Vía: DICYT

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Business Insider, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo, ganador del Premio Día de Internet 2018 a mejor marca personal en RRSS y finalista en los European Digital Mindset Awards 2016, 2017 y 2018.