Innovación

La simplificación de los chips superconductores podría desbloquear su desarrollo

mit-ntron
Escrito por Marcos Merino

Los problemas que hoy día afectan a la producción y uso de chips superconductores podrían desaparecen gracias a una investigación del MIT.

Los superconductores carecen de resistencia eléctrica, lo que significa que los electrones pueden circular sin trabas a través de ellos. Incluso los mejores conductores estándar (como los cables de cobre de la línea telefónica o los chips de ordenador convencionales presentan cierto grado de resistencia. Los superconductores son materiales ordinarios enfriados a temperaturas extraordinariamente bajas, hecho que amortigua las vibraciones de sus átomos permitiendo así el paso sin trabas de los electrones.

Se prevé que los chips dotados de circuitos superconductores logren ser entre 50 y 100 veces más eficientes que los chips actuales, una característica muy atractiva a tenor del constante aumento del consumo de energía por parte de los data centers de los grandes sitios de Internet. Pero estos chips no destacarían únicamente en lo referente al consumo eléctrico, también estaría dotados de una mayor potencia de procesamiento: los chips superconductores que hacen uso de las llamadas “uniones Josephson” han llegado a registrar los 770 Ghz (o, lo que es lo mismo, 500 veces la velocidad de un iPhone 6). El problema es que los chips basados en las citadas uniones Josephson son grandes, difíciles de producir y -más importante aún- usan flujos de corriente tan ínfimos que el resultado de sus computaciones resulta difícil de detectar.

Ahora, sin embargo, dos investigadores de ingeniería eléctrica del MIT han publicado un artículo en el último número de la revista Nano Letters en el que presentan un nuevo diseño de circuitos que podría permitir que los dispositivos superconductores simples fueran mucho más baratos de fabricar. Y, mientras que la velocidad de los circuitos probablemente no superaría el de los chips actuales, al menos quedaría resuelto el problema de la lectura de los cálculos realizados con uniones Josephson. Estos investigadores (Adam McCaughan y su asesor, Karl Berggren) han bautizado a este nuevo dispositivo como nanocryoton, en homenaje a un circuito de cálculo experimental llamado cryoton, desarrollado en los años 50 por otro investigador del MIT, el profesor Dudley Bruck. El cryoton gozó de una breve fama (y subvención federal) por su potencial para ser la base de una nueva generación de ordenadores… hasta que quedó eclipsado por el circuito integrado.

Imagen | Adam N. McCaughan

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.