Energía Innovación

Silicio fundido: el material para las baterías del futuro… ‘made in Spain’

Científicos españoles coordinan el proyecto europeo AMADEUS que busca baterías de más capacidad mediante el silicio fundido.

El litio se ha convertido en el material más extendido en las baterías (no sólo de smartphones y tablets, sino también de energía a gran escala en hogares y coches) por su gran estabilidad y poca pérdida de carga. Sin embargo, y pese a los ingentes esfuerzos de la industria, no se está logrando ampliar lo suficiente su autonomía como para dar respuesta a las crecientes necesidades de los usuarios y las aplicaciones que la economía digital y la hiperconectividad exigen. 

Y es ahí cuando empiezan a surgir proyectos de investigación y desarrollo alternativos, que buscan propiedades más contundentes en otros materiales como el grafeno o el silicio. Pues bien, en este último campo, hay un proyecto europeo (AMADEUS) que pretende almacenar energía a temperaturas de entre 1.000 y 2.000 grados centígrados… ahí es nada. De esta forma, se pretende romper con la barrera de los 600ºC, raramente superada por los sistemas actuales empleados en centrales termosolares.

Para conseguirlo, los expertos trabajarán con distintos aleados metálicos de silicio y boro, que funden a temperaturas superiores a los 1385ºC y que permitirán almacenar entre 2 y 4 MJ/kg. Además, se estudiarán los materiales necesarios para contener estos metales fundidos durante largos periodos de tiempo y lograr un buen aislamiento térmico, así como los dispositivos para lograr una conversión eficiente del calor almacenado en electricidad.

Por otro lado, AMADEUS investigará un nuevo concepto (patentado por investigadores de la UPM) que combina los efectos termiónico y fotovoltaico para lograr la conversión directa del calor en electricidad. A diferencia de las máquinas térmicas convencionales, este sistema no requiere contacto físico con la fuente térmica, ya que se basa en la emisión directa de electrones (efecto termiónico) y de fotones (efecto termofotovoltaico).

Los investigadores, financiados con 3,3 millones de euros en los próximos tres años por el programa Horizonte 2020 y coordinados por científicos de la Universidad Politécnica de Madrid, aseguran que estas nuevas baterías -hechas de silicio fundido- permitirán crear una nueva generación de dispositivos de acumulación energética extremadamente compactos y de menor coste con aplicación en en una amplia variedad de sectores, como la acumulación de carga en las plantas termosolares o la cogeneración en domicilios.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.