Innovación

Se descubre un material ultrafino que enfría los edificios enviando el calor al espacio

stanford
Escrito por Mihaela Marín

Hace un tiempo la preocupación cada vez mayor frente al calentamiento global empujó a la comunidad científica a promover el uso de materiales de superficie de color claro o blanco para contrarrestar el efecto de isla de calor en las zonas urbanas y así  ahorrar los costes de los sistemas de aire acondicionado. Un grupo de ingenieros de Stanford ha ido más allá de la idea de los “tejados blancos” revelando una tecnología mucho más potente que podría servir como una solución eficiente de enfriamiento para los edificios comerciales y residenciales.

El profesor de Ingeniería Eléctrica Shanhui Fan y sus colaboradores han dado a conocer un material ultrafino y de multiples capas, muy parecido a una película protectora, que podría disminuir las altas temperaturas de los edificios en los días calurosos de verano. El invento ha recibido el nombre de refrigeración fotónica radiativa por sus características que le permiten una doble funcionalidad: por un lado envía las ondas infrarrojas del calor al espacio y por otro funciona como un espejo que protege los edificios de la luz solar.

En conjunto, los dos efectos podrían hacer que el material llegue a una temperatura de hasta 9 grados Fahrenheit (-13º Celsius) menos que la temperatura del aire ambiental:

“Este equipo ha demostrado cómo enfriar de forma pasiva las estructuras simplemente irradiando el calor hacia la fría oscuridad del espacio “, explica Burton Richter, Profesor Emérito de Stanford y ganador del Premio Nobel de Física.

Tal como indica el equipo de científicos el invento se podría considerar “una ventana al espacio”, pero la clave de este material es cómo mantiene el calor lejos de los edificios. Su estructura interna, formada por capas de distinto grosor, ha sido construida de tal manera para que emita las ondas infrarrojas de la luz solar a una frecuencia de gran precisión y sin calentar el aire a su paso por la atmósfera. Al mismo tiempo actúa como un espejo muy eficiente que podría llegar a enviar al espacio hasta el 97% del calor recibido.

La tecnología ha sido desarrollada para que resulte rentable en el caso de su uso como paneles para los tejados de los edificios. Aun así, llevar el proceso a la práctica supondrá una serie de dificultades técnicas. Uno de los problemas que tendrán que solucionar será dirigir el calor desde interior hasta el exterior del edificio. Por otro lado, adaptar el material a los tejados supondría producir en grandes cantidades y para ello tener disponible las instalaciones necesarias para fabricar a gran escala.

Los investigadores esperan que en el futuro la refrigeración fotónica radiativa aporte una solución eficiente en coste y consumo de energía a los sistemas de enfriamiento actuales.

 Imagen principal 

 

Sobre el autor de este artículo

Mihaela Marín

Mi interés por la tecnología ha nacido cuando me he dado cuenta de que nos permite ver el lado escondido de la realidad. Todavía quedan muchas cosas por descubrir y suficiente curiosidad para entender lo que realmente somos. Especializada en Periodismo y Marketing, he podido compartir experiencias con profesionales del mundo empresarial tecnológico. Siempre en búsqueda de ideas, escribo para hacer conocido el trabajo innovador, capaz de cambiar los problemas en soluciones.