Innovación

El robot vagabundo que te pide dinero con ojos tristes

robot vagabundoGimme es un robot vagabundo, mira lastimosamente con su único ojo a quien se le pone delante y agita su lata de hojalata para que le echen monedas. Se trata de un proyecto de arte mecánico, diferente a otros ejemplos de inteligencia artificial como los robots-profesores de la escuela coreana o el androide físicamente idéntico a su creador.

La robótica siempre ha resultado una rama de la tecnología fascinante para la mayoría de la gente, ya sea por la esperanza de mejorar las condiciones de vida de las personas o por el influjo, no carente de inquietud, que produce la idea – reflejada en muchas distopías y novelas de ciencia-ficción – de la inteligencia artificial, y en último extremo la rebelión de las máquinas contra la especie humana.

El siguiente robot no tiene mucho que ver con este tema a primera vista. Se trata más bien de un trozo de metal sucio que sostiene una lata. Mediante un ojo que mira insistentemente hacia cualquiera que se acerque invita al visitante a echarle monedas agitando el envase de hojalata.

El robot vagabundo se llama Gimme y es un proyecto de arte mecánico realizado por Chris Eckert. Es un modelo bastante sencillo, cuyas tareas no se pueden comparar con las que ocupan a los robots-camareros de Tailandia, pero se trata de un concepto nuevo que combina recursos conocidos para crear algo distinto a lo que se suele ver en este campo.

Sobre el autor de este artículo

Pablo G. Bejerano