Innovación

Robo Brain, un cerebro para enseñar a todos los robots

cerebro-y-chip
Escrito por Rafael Claudín

El proyecto, con el respaldo de diversas universidades y empresas, podrá enseñar a los robots cómo hacemos las cosas y cómo vemos el mundo.

Imagina un Matrix para robots. Pero la parte más chula, esa en la que en apenas unos segundos aprenden a manejar cualquier cosa que tengan entre manos. Algo así es lo que prepara el proyecto Robo Brain. Si en la actualidad los robots se configuran para que realicen una tarea específica, ya sea sonreír, ensamblarse solos o hacer las veces de mayordomo, Robo Brain permitirá que cualquier robot aprenda cualquier tarea.

El proyecto está liderado por Ashutosh Saxena, de la Universidad Cornell, pero cuenta con el trabajo de las universidades Brown, Stanford y California, Berkeley. Y lo que es más importante, cuenta con el respaldo económico de importantes actores de la industria, como Google, Microsoft o Qualcomm, por lo que su vía de acceso al sector robótico está asegurado.

Según las palabras de Ashutosh Saxena, el objetivo de Robo Brain es “construir un gráfico de conocimiento muy bueno, o una base de conocimiento, para que lo utilicen los robots”. Una especie de Internet robótico, pero creado únicamente con información útil y válida, al menos según el mejor entendimiento de sus creadores.

Comprender a los humanos

Para que los robots puedan realizar adecuadamente sus tareas en un mundo humano, necesitan comprender los matices del lenguaje hablado, pero también la forma que tenemos de ver el mundo. Ambas cosas son muy difíciles, tanto por la variedad del lenguaje como por las diferentes formas de ver el mundo. Naturalmente, se parte de lo más básico, como saber que una taza de café se usa para el café.

Los robots post Robo Brain tendrán un cerebro tipo tabula rasa, sobre el que en teoría será posible aplicar cualquier conocimiento. Otra cosa es que estén físicamente preparados para según qué tarea. Más o menos como un humano: puedo entender cómo se hace un salto base, pero si lo hiciera probablemente es lo último que haría. Los robots ya desplegados, por otra parte, podrían recibir actualizaciones de sus tareas/conocimientos.

Por el momento, Robo Brain está realizando el trabajo previo de compilación y procesamiento de información básica. Hablamos de la información de mil millones de imágenes, 100 millones de manuales y pasos a paso y 120.000 vídeos de Youtube. Es de esperar que hayan dejado fuera los vídeos de gatitos, aunque son únicos para demostrar cómo vemos el mundo.

Habrá que ver cómo se desenvuelve el proyecto en el futuro, pero si la cosa coge cuerpo podría suponer un antes y un después en nuestra concepción robótica. Más o menos lo mismo que supuso Internet para los seres humanos. Por cierto que gracia a Internet puedes poner tu granito de arena en el proyecto, identificando cualquier error en la información que veas en la web del proyecto.

No es el primer esfuerzo en esta misma dirección, como recuerda Engadget. Desde hace un tiempo también está en liza el proyecto europeo RoboEarth, que parte de las mismas premisas y realizó una primera demostración a principios de este año. Quizá deberían aunar esfuerzos para que se convierta en un proyecto global. Os dejo con una presentación de Robo Brain realizada por el propio Ashutosh Saxena.

Sobre el autor de este artículo

Rafael Claudín

Rafa M. Claudín ha trabajado durante más de 15 años como periodista especializado en tecnología de consumo en medios como PC Actual, Computer Idea, Tech Style o la versión española de Gizmodo, además de colaboraciones en diversas revistas de videojuegos y otras más generalistas como QUO.