Innovación

Reutilizarán baterías de coche para fabricar paneles solares

solarcells
Escrito por Marcos Merino

Una nueva técnica desarrollada en el MIT permitirá reutilizar el contaminante plomo de los viejos modelos de batería para obtener energías limpias.

Un grupo de investigadores del MIT, liderado por las profesoras Angela Belcher y Paula T. Hammond (y respaldado por la empresa energética italiana Eni a través de la MIT Energy Initiative), ha descrito recientemente en la revista Energy & Environmental Science el proceso que han desarrollado para reciclar materiales presentes en baterías de coches desechadas (altamente contaminantes, a causa del plomo que incorporan) en resistentes paneles solares capaces de suministrar energía libre de emisiones. Dicho sistema, basado en el uso de un compuesto llamado perovskita de haluro de plomo, ha sido notablemente mejorado desde los experimentos iniciales de 2012, y las células fotovoltaicas basadas en la perovskita ya logran una eficiencia de conversión de energía de más del 19%, logrando así ser casi tan competitivas como las células solares comerciales basadas en silicio.

Aunque en un principio la presencia de plomo en este compuesto se consideró un inconveniente, se valoró el hecho de poder desviar un material destinado a contaminar en vertederos a la producción de energía limpia: una de las principales razones para centrar ahora la atención en el reciclaje de las viejas baterías de coches es el hecho de que la irrupción en el mercado de las nuevas baterías de iones de litio amenaza con romper en breve la cadena de reutilización del plomo para la construcción de nuevas baterías de plomo-ácido, por haber quedado éstas obsoletas. Ahora, esta investigación del MIT será de gran utilidad para dar un uso sostenibles a esos residuos.

Ahora que se ha conseguido convertir la perovskita en una película de sólo medio micrómetro de espesor, sabemos que una única batería de coche podría producir paneles solares suficientes para suministrar energía a 30 hogares. En un panel solar terminado, dicha capa de plomo quedaría totalmente encapsulada entre otros materiales, limitando así el riesgo de contaminación del medioambiente. Cuando los paneles deban ser retirados, la capa de perovskita podrá ser reutilizada aún varias veces. Además, al ser un material procesable a bajas temperaturas, la producción de células solares requiere menos tiempo y coste que la basada en silicio, por lo que resulta fácil de producir a gran escala. El ahorro es aún mayor si pensamos que libera de la necesidad de invertir en la búsqueda y extracción de nuevas fuentes de plomo.

Imagen | steevithak via photopincc

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.