Innovación

La responsabilidad legal de los robots

El avance tardío de la legislación frente a la ciencia ha supuesto en ocasiones un campo libre para la experimentación y en otras un freno claro a la evolución, como en el de la medicina y la telefonía móvil. Pero en el caso de la robótica, las implicaciones llegarán a lo físico, abriendo un dilema sobre la responsabilidad.

Este asunto se está debatiendo en el simposium online Concurring Opinions, en el que diversos profesores argumentan acerca de la implicación de los fabricantes en los casos de perjuicios a sus usuarios, así como las implicaciones que podría tener una regulación estricta de este campo.

Hasta el momento, la legislación ha protegido a las compañías fabricantes de software en los casos de daños de cualquier tipo provocados por sus programas. Es inviable denunciar a la empresa que ha creado un procesador de texto si el programa se cierra automáticamente borrando el trabajo en él escrito durante horas.

Pero la situación tiende a complicarse con la introducción de la robótica avanzada. El profesor Ryan Calo expone un panorama en el los legisladores tendrán la obligación de cambiar su comportamiento y comenzar a medir la responsabilidad legal de cada parte a medida que “aparezcan máquinas que puedan actuar físicamente sobre el mundo”, con algunos casos ya documentados de robots comerciales.

Ante esta situación se abren dos posibilidades. Por un lado, los gobernantes tienen ante sí la opción de imponer mayores restricciones y medidas estrictas de fabricación. El inconveniente es que de este modo se estarán comportando como un freno a la innovación. Un investigador no va a arriesgarse a desarrollar un producto que puede estar en el margen de la ley o incluso formalmente prohibido en su esencia. Del mismo modo, los inversores tratarán de orientar sus recursos hacia proyectos de comercialización más sencilla.

Por otro lado, se tiende hacia la creación de robots con partes modificables y que además se mueven sobre software de código abierto. Son los propios usuarios quienes tienen la capacidad para crear a su gusto la combinación de hardware y de software deseada. Otro punto que dificulta el proceso para poder dirimir de quién es la responsabilidad en el caso de un litigio.

Por eso, Calo hace una llamada a afrontar este debate sobre la responsabilidad legal para sentar las bases sobre las que se pueda seguir evolucionando en el campo de la robótica. Esta es su posición:

“Deberíamos considerar la inmunización de los fabricantes de robots frente a lo que utilicen sus propietarios en sus plataformas. Si no se da esa inmunidad, me preocupa que los creadores de robótica limiten las funcionalidades de sus robots y que los inversores se marchen (…) a países que tengan el listón legal más alto”.

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.