Innovación

Realidad aumentada para personalizar la compra

¿Quién es el tradicional gran perjudicado por el auge del ecommerce? Todas las conclusiones apuntan a que el comercio offline – y sobre todo el más tradicional – es el que sale perdiendo por este cambio a la compra online. Hacer la compra en internet permite acceder a un importante grado de información complementaria, a un elevado número de detalles y posibilita averiguar cosas sobre lo que se va a comprar que uno no puede descubrir frente al lineal de, por ejemplo, un supermercado.

IBM acaba de presentar una aplicación de realidad aumentada que quiere ofrecer a compradores y vendedores la posibilidad de encontrar y ofrecer esos elementos en los terminales móviles. La app, que se enmarca dentro de la estrategia de smarter planet de la compañía, permite personalizar la información a la que se accede en las tiendas, con datos a medida de las necesidades del usuario. “En los tiempos del social media, las expectativas de los consumidores son altísimas”, explica a VentureBeat Sima Nadler, investigador de retail de IBM, “y la gente quiere información y consejo sobre los productos que va a comprar”.

La aplicación, que ya ha sido testada en algunas grandes cadenas de distribución estadounidenses, permite a los vendedores ofrecer información sobre los productos, las ofertas o los programas de fidelidad que ponen a disposición de los usuarios de una manera mucho más directa y sobre todo ajustada a la necesidad real de los mismos. Los compradores, por su parte, pueden elegir su perfil de compra (por ejemplo, si son alérgicos a algo, la app les guiará en su compra), hacer social el proceso (pueden saber qué opinan sus amigos sobre los productos de la tienda) o establecer una ruta medioambiental dentro del supermercado para comprar sólo productos verdes.

La solución no tiene un coste elevado y además se emplea de una forma más sencilla (y a la que ya están más acostumbrados los usuarios) que otros elementos que ya se había testado hasta ahora sin gran éxito, como los códigos QR o el escaneo de códigos de barras, según recoge AdAge. El usuario sólo tiene que descargarse la app en su smartphone o tablet y emplear la cámara del mismo para hacer un barrido del espacio de compra tras darse de alta en el servicio. Su dispositivo le dirá entonces qué es lo que busca y dónde está lo que quiere.

Foto cc Polycart

Sobre el autor de este artículo

Raquel C. Pico