Innovación

Realidad Aumentada: ¿cómo transformará la industria?

RA
Escrito por Marcos Merino

La combinación de mundo real y elementos digitales permitirá explorar el potencial de la formación, el marketing o la industria del entretenimiento.

La Realidad Aumentada consiste en la combinación de experiencia virtuales con imágenes reales. A diferencia de la Realidad Virtual, que se basa en sumergir al usuario en un ambiente 100% artificial, la Realidad Aumentada permite que la experiencia del usuario se mantenga en el mundo real al tiempo que interactúa con objetos virtuales.

Las aplicaciones de esta tecnología son, por tanto, casi infinitas, y empieza a ser usada en campos como la medicina, la industria del entretenimiento, la reparación de maquinaria, la arquitectura, la publicidad, etc.

Pero preguntémonos ¿cómo transformará la implantación y uso de la Realidad Aumentada las industrias existentes? Veamos algunos ejemplos de su posible influencia.

Realidad Aumentada en la industria musical

Taggar, la aplicación que se presenta como “la primer app social de realidad aumentada en el mundo”, permite entre otras cosas dejar mensajes vinculados a determinadas localizaciones, visibles únicamente para tus contactos. Significativamente, dos de los socios que respaldan el lanzamiento de esta aplicación son Warner Music y Capitol Records, que parecen haber visto su potencialidad para la industria musical

Para Michael Pukownik, director de Marketing de Capital Records, la realidad aumentada es un nuevo paso en la experimentación de los músicos para descubrir nuevas formas de hacer llegar su música a los fans: “Han experimentado con las redes sociales, plataformas de streaming o los formatos físicos. Aplicaciones como Taggar recogen esa experiencia y al final ya no importa tanto lo digital o lo físico, sino poder combinar ambas cosas”.

Realidad Aumentada en el marketing

El marketing basado en los códigos QR ya ha muerto sin haber alcanzado el potencial que muchos le habían vaticinado, y si la realidad aumentada basada en geolocalización no lo ha sustituido ya se debe a una mera falta de precisión de la tecnología GPS: en la actualidad, un dispositivo que haga uso de estas tecnologías podría mostrar ofertas de una determinada tienda cuando su smartphone o sus smartglasses estuvieran enfocando al portal de al lado, con los problemas que esto generaría para los usuarios y para los responsables de marketing de las empresas. Por eso, el despegue de esta estrategia está en manos del desarrollo de las tecnologías de reconocimiento visual que permitan prescindir de la geolocalización.

Realidad Aumentada en la formación

Al contrario que en otros sectores, los primeros pasos de la Realidad Aumentada en el ámbito formativo tienen más de 20 años de antigüedad, y se remontan al proyecto Karma de la Universidad de Columbia, y consistía en un dispositivo que permitía reparar maquinaria compleja sobreimpresionando las instrucciones de un manual sobre la maquinaria en cuestión.

Proyecto Karma

Actualmente, la apuesta no es muy diferente: el futuro está en la aplicación de la RA al mobile learning bajo demanda, que permita recibir un soporte contextualizado sobre nuestra labor al tiempo que seguimos trabajando.

Realidad Aumentada en los catálogos

Esta es otra de las posibilidades que se abren gracias a la RA. Una de las primeras compañías en aprovecharla ha sido IKEA, en su catálogo de este año: está complementado con una app móvil que permite escanear productos, y colocarlos después en tu casa al combinarlos en tiempo real con imágenes que tú mismo tomarías con tu cámara.

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.