Innovación

El proyecto FIBRE o cómo experimentar con la Internet del Futuro

Escrito por Inma Rico

Experimentar sobre la Internet del Futuro con una infraestructura de red lo más real posible es lo que ha conseguido el proyecto FIBRE de la mano de i2CAT.

La infraestructura de Internet se queda obsoleta para afrontar las necesidades y evolución que está teniendo la Red y los investigadores necesitan un lugar real en el que experimentar con los protocolos y comunicaciones que gobernarán en la Internet del Futuro. De todo ello se encarga i2CAT a través del proyecto FIBRE, una iniciativa auspiciada por la Comisión Europea dentro del Séptimo Programa Marco que se lleva a cabo en colaboración con el gobierno de Brasil y que ya está dando sus primeros resultados.

En concreto, desde el proyecto FIBRE lo que se pretende es crear una infraestructura para experimentar sobre estructuras de red y aplicaciones distribuidas, de modo que, cuando finalice el proyecto el próximo año se haya “proporcionado un espacio común para la investigación experimental sobre Future Internet”, comenta Sebastià Sallent, director de la Fundación i2CAT.

Uno de sus primeros logros de la iniciativa ha sido la construcción de una gran red de conmutadores o switches con el protocolo de comunicación OpenFlow de Europa a Brasil, lo que proporciona entornos flexibles a gran escala para soportar la virtualización de recursos y permite nuevos algoritmos de control y enrutamiento. Un avance que, como explica Sallent: “Nos permite tener un banco de pruebas donde realizar experimentos a gran escala transcontinentales. Permitiendo habilitar escenarios de experimentación similares a las redes de comunicaciones actuales.”

FIBRE se basa en el concepto SDN (Software Defined Networking), que, según Sallent, “viene a significar un nuevo paradigma en el entorno de control y administración de las redes, que permite tener toda la parte de administración y control de la red separada de la red física con sus conmutadores y llevar la complejidad fuera del hardware y al software. Lo que habilita a cualquier empresa a desarrollar tecnologías relacionadas con la red, donde antes no podía debido a los costes de despliegue del costoso hardware.” Por tanto, continúa, “cualquiera que conozca los protocolos de comunicación puede desarrollar soluciones sobre una red dada. El SDN democratiza el mundo de las redes.”

Es decir, SDN aporta una capa de software que va por encima del hardware de red y permite que sean los desarrolladores de software los que puedan controlar la red, consiguiendo, además de un mayor control, más flexibilidad a la hora de modificar el estado y comportamiento de la red sin necesidad de acceder físicamente a los dispositivos.

Google, Facebook, CISCO, IBM, Microsoft, Intel, HP, Telefónica, entre otras, son algunas de las firmas que ya están trabajando sobre este nuevo concepto de red que propone FIBRE.

La finalidad de la experimentación que se quiere llevar a cabo con el proyecto es la de mejorar y superar las dificultades o barreras para su evolución de la Internet actualmente, como es el caso del agotamiento de las direcciones IPV4, el aumento de los costes de los routers IP, los problemas de seguridad, como el spam, la denegación de servicio y el cibercrimen y las dificultades de combinar la transparencia y el rendimiento de las aplicaciones para los usuarios móviles.

La Internet de Futuro y la infraestructura que lo hará posible permitirá disfrutar de los contenidos multimedia que requieren de un gran ancho de banda, de la posibilidad de tener numerosos equipos, objetos y dispositivos conectados, como augura el Internet de las Cosas, de manejar la información que aportará el big data y de manejar la nube de forma eficaz y rápida.

Foto: European Union Agency for Network and Information Security (Enisa)

Sobre el autor de este artículo

Inma Rico