Innovación

Un proyecto europeo desarrolla drones con brazos multiarticulados para labores de inspección y rescate

drone
Escrito por Marcos Merino

El proyecto ARCAS, coordinado desde el Centro Avanzado de Tecnologías Aeroespaciales de Sevilla, busca ahora mejorar la capacidad de colaboración de sus UAV.

El proyecto europeo ARCAS (Aerial Robotics Cooperative Assembly System), coordinado desde el Centro Avanzado de Tecnologías Aeroespaciales de Sevilla, ha diseñado una gama de drones dotados de brazos multiarticulados y capaces de colaborar para manipular y transportar materiales de manera segura. Estos drones podrán realizar tareas de inspección, montaje de estructuras o labores de mantenimiento en lugares peligrosos o de difícil acceso (como zonas contaminadas tras un accidente nuclear, la construcción de estructuras como antenas en cimas de montañas o el mantenimiento de ciertas infraestructuras energéticas). El proyecto, financiado con fondos de la UE, cuenta con ocho socios de cinco países europeos, tres de los cuales son universidades o centros de investigación situados en España: el citado CATEC, la Universidad de Sevilla y la Universidad Politécnica de Cataluña.

En palabras del coordinador del proyecto, Aníbal Otero, el objetivo es que los drones “sean capaces de volar en cualquier espacio en el que sea imposible o poco práctico que trabajen robots terrestres o que vuele una aeronave pilotada”, por lo que han desarrollado “helicópteros y sistemas multirrotor para controlar mejor el sobrevuelo, aumentar la carga útil y portar brazos con mayor libertad”.

arcas

ARCAS realiza una labor pionera: sus drones pueden realizar su labor de manera autónoma gracias a que se programan con información sobre su misión y mapas 3D para orientarlos, cuentan con sensores para adaptarse a los fallos (como la caída de una pieza) o a cambios en las circunstancias (especialmente, las meteorológicas) e incluso están preparados para retornar automáticamente a la base cuando pierden contacto con la misma. Ollero reconoce que “aún es necesario mejorar su precisión y capacidad de repetición en distintas condiciones, pero los resultados son muy alentadores. Hemos demostrado capacidades de manipulación aérea con brazos dotados de seis y siete articulaciones y funciones de percepción y planificación, un logro completamente inédito”.

Diez miniprototipos de estos robots han sido probados en un banco de pruebas interior instalado en el CATEC. Las pruebas en exteriores y a mayor escala se llevaron a cabo en las instalaciones del Centro Alemán de Investigación Aeroespacial y en la propia Universidad de Sevilla. Ahora la intención del proyecto es mejorar la capacidad de reacción de sus drones promoviendo que sean capaz de trabajar en conjuntos mayores y aumentando la complejidad de las tareas que ejecutan.

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.