Innovación

Prótesis capaces de sentir presión y temperatura gracias a la fibra óptica

Una investigación de neurofotónica trata de hacer realidad los miembros artificiales totalmente sensibles y con movilidad real. Su objetivo es conectarlos al sistema nervioso mediante fibra óptica para lograr una conexión más rápida y potente. Amputaciones, problemas nerviosos y dolencias medulares podrían tener una solución.

Comunicaciones de doble sentido a alta velocidad a través de fibra óptica entre miembros prostéticos y nervios periféricos. “Esta conexión será clave para manejar brazos, piernas y manos robóticos realistas que no sólo se pueden mover, sino también ‘sentir’ sensaciones como la presión o el calor”, explica Marc Christensen, director del centro. Su objetivo es desarrollar un enlace compatible con el tejido humano que conecte potente tecnología informática con el sistema nervioso a través de miles de sensores incrustados a una única fibra.

La aplicación primaria y fundamental de esta investigación militar está en la dotación de nuevas articulaciones a personas con miembros amputados. La neurofotónica también puede ser utilizada en medicina para frenar temblores nerviosos, para tratar heridas de la espina dorsal o para la gestión del dolor crónico.  Como ejemplo de dolencia tratable, el doctor Christensen cita la parálisis que sufrió el actor Christopher Reeve.

La diferencia de esta investigación basada en la fibra óptica con las prótesis móviles actuales está en la respuesta obtenida y las acciones que se pueden realizar. Las prótesis se basan en cables que deben ser conectados a músculos vivos, y sus capacidad y velocidad de transmisión sólo permite realizar movimientos poco parecidos a los de la vida real. También marcan su diferencia con otras innovaciones mecánicas por la buena asimilación de este tipo de agentes externos por parte del cuerpo humano.

La investigación la están llevando a cabo el Centro de Investigaciones Neurofotónicas de la Universidad Metodista del Sur con el apoyo otras universidades e instituciones que ya han desarrollado investigaciones independientes, financiados por DARPA, la agencia militar estadounidense que tendió las primeras redes que acabarían siendo Internet.

Estos avances en biomecánica han recibido un nuevo impulso. Los investigadores esperan abrir un nuevo paradigma en el campo de las interfaces cerebrales. Un proyecto que trae de vuelta los sueños de la ciencia ficción y les aplica propiedades médicas para un futuro cercano en el que las prótesis sean una con la robótica.

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.