Innovación

2020, el adiós definitivo de España al nocivo menaje de plástico

2020, el adiós definitivo de España al nocivo menaje de plástico

La Comisión de Medio Ambiente del Congreso ha aprobado la prohibición la comercialización, importación y exportación en España de utensilios de plástico de un solo uso (platos, vasos, cubiertos, o pajitas) a partir del próximo 1 de enero de 2020.

Francia fue pionera en asentar las bases para la prohibición definitiva de los utensilios de plástico, y afortunadamente, España acaba de seguir el mismo camino para luchar contra la que es una de las grandes lacras y desafíos medioambientales del siglo en el que vivimos: el plástico, que envenena y mata especies, asfixia a los océanos, ensucia y contamina los ecosistemas y acaba, en forma de pequeñas partículas en el aire, en el agua y en los alimentos, aterrizando en nuestros platos, pulmones y resto de órganos. Las soluciones son, a grandes rasgos, dos: apostar por la economía circular y prohibir o limitar el uso de plástico en la medida de lo posible.

Ocho ideas para acabar con la contaminación de plástico en los océanos

Hoy hemos conocido que la Comisión de Medio Ambiente del Congreso ha acordado esta mañana llevar a cabo las modificaciones legislativas necesarias para prohibir la comercialización, importación y exportación de utensilios de plástico de un solo uso (platos, vasos, cubiertos, o pajitas) a partir del 1 de enero del próximo año 2020. La iniciativa ha sido promovida por el diputado de Equo-Podemos, Juan López de Uralde, quien ha señalado que la mitad de utensilios de plástico no son reciclados en España.

Tal y como revelan desde el Huffington Post, el texto ha sido aprobado por los todos los grupos políticos, a excepción del PP, y consensuado por los tres partidos mayoritarios de la oposición (PSOE, Podemos y Ciudadanos).

La propuesta pretende que todos el citado menaje desechable esté fabricado con al menos un 50% de sustancias biodegradables a partir de 2020, y con un 60% a partir de 2025. También se ha acordado prohibir la distribución gratuita de bolsas de plástico de un solo uso, así como reducir y evitar el consumo de las bolsas categorizadas bajo la etiqueta de “oxobiodegradables” u “oxodegradables”, ya que lejos de degradarse, diversos estudios han demostrado que se fragmentan en nanopartículas peligrosas para el medio ambiente, los suelos y el agua.

Otro punto del texto aborda la reducción de la venta de alimentos envasados en bandejas de poliestireno, así como la indicación destacada de no lanzar toallitas húmedas al inodoro en los pertinentes envases, puesto que no son elementos biodegradables.

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.