Innovación

La primera red militar naval 4G se lanzará en marzo

Escrito por Miriam Castellanos

La Marina estadounidense enviará el USS Kearsarge y el USS San Antonio al Golfo Pérsico con su nueva red 4G LTE.

La primera red militar naval 4G empezará a usarse a partir de marzo cuando concluyan las pruebas. Según ha podido confirmar Danger Room, la Marina estadounidense enviará el USS Kearsarge y el USS San Antonio al Golfo Pérsico con su nueva red 4G LTE.

Se trata una red inalámbrica de área ámplia basada en tecnología de microondas (microwave-WWAN) que aumentará las comunicaciones por satélite a bordo del buque de asalto anfibio Kearsarge y del de buque de transporte San Antonio. La fase final de pruebas comenzó hace 2 semanas a bordo de ambos barcos, pasada la costa del Atlántico, y se prolongará hasta el 20 de febrero.

Entre 300 y 400 marineros y marines, que han sido entrenados en esta nueva red 4G LTE, serán equipados con smartphones LG con Android. Con estos dispositivos podrán llamar, enviar mensajes y transferir datos entre los barcos desde una distancia de más de 20 millas naúticas; entre las cubiertas a bordo de los barcos, e incluso, confiar información desde los helicópteros de la Marina y los barcos que tengan debajo.

“El nodo aéreo les permitirá tener una red móvil aérea que queremos probar para misiones contra la piratería“, explica Doug Abbotts, un portavoz del Comando de Sistemas Navales Aéreos de la Marina. “El nodo va por encima de los piratas sospechosos (vía helicóptero) y la gente que les están alcanzando. Entonces unos sensores en el helicóptero graban el vídeo que se transfiere al barco por la red aérea o a un barco patrulla”.

Si la red funciona como se tiene previsto, los marineros y marines podrán ser conscientes en tiempo real de la potencial situación de peligro ante un ataque pirata ya que pueden ver el vídeo en sus smartphones. Según han confirmado a Danger Room, la red debería ser capaz de proporcionar un valor de datos de 300 megabites por segundo.

Foto cc Official U.S. Navy Imagery

 

Sobre el autor de este artículo

Miriam Castellanos