Innovación

Los descubrimientos de Philae, el robot ‘dormido’ en el espacio

philae
Escrito por Mihaela Marín

Philae entra en hibernación después de enviar datos de extrema importancia a los científicos. El contacto con el robot será posible cuando el cometa se acerque más a la luz solar.

“Buenos días Tierra! Ha sido una noche muy atareada en el # 67P! Ahora que estoy de nuevo en contacto con mi equipo, os lo contaré todo!”

Así daba la bienvenida al mundo el robot Philae en el segundo día de su estancia en el cometa 67P/Churyamov-Gerasimenko. Después de un descenso complicado, los responsables de la misión analizaron los datos y llegaron a la conclusión de que el módulo se quedó probablemente situado sobre dos de sus tres patas y a la sombra de una ladera que le dificultaba recargar sus baterías.

El viaje hasta la superficie del cometa se acababa después de más de una década y 6.500 millones kilómetros recorridos. Aun así, el aterrizaje no se cumplió del todo según las estimaciones del equipo. Un fallo en los arpones hizo rebotar al robot varias veces hasta que logró encontrar la estabilidad en una zona donde recibió luz solo 1,5 horas de las siete que necesitaba para alimentar sus baterías.

El equipo empezó a preocuparse por la duración del módulo, pues quedaban 60 horas de energía a bordo que le podían mantener despierto. Las baterías llegaron a su fin el sábado, cuando el robot se quedó en hibernación, no antes de enviar los datos que acababa de recoger de las dos pruebas que estuvo realizando. Las imágenes captadas por la cámara OSIRIS cuando la nave Rosetta estaba en la órbita del cometa han reconstruido el descenso de Philae, desde el primer contacto con el suelo hasta que llegó al punto definitivo.

OSIRIS

Imagen Las imágenes sorprenden el trayecto de Philae sobre el cometa en los primeros 30 minutos tras el aterrizaje

Más cerca de descifrar el origen de la vida en la Tierra

A pesar de las dificultades, el viernes por la mañana Philae avisó al equipo de la activación de dos instrumentos que le permitieron avanzar los primeros experimentos. Uno de ellos, llamado MUPUS, sirvió para medir la densidad y temperatura de la superficie del cometa  y el otro, el espectrómetro APXS, se usó para la perforación. Los datos enviados indican que la superficie del cometa es mucho más dura, al contrario de lo que se pensaba que podía haber debajo de una capa de polvo:

A pesar de que el poder del martillo se incrementó gradualmente, no fuimos capaces de ir en la profundidad de la superficie”, declaró Tilman Spohn, el líder del equipo de investigación.

Por otro lado, uno de los descubrimientos más esperados ha sido confirmado. Las pruebas captadas a través del instrumento COSAC, un sensor capaz de olfatear la atmósfera del cometa, detectó la existencia de moléculas orgánicas. Según las declaraciones de los científicos falta analizar si se trata de compuestos orgánicos tan simples como el metano y el metanol o de unos más complejos como los aminoácidos.

Stephan Ulamec, el responsable de la empresa aeroespacial alemana DLR que fabricó el robot, asegura que un estudio de los materiales orgánicos del cometa “nos ayudará a comprender si las moléculas orgánicas fueron traídas por los cometas a la Tierra en sus etapas iniciales”. De momento el equipo continuará el análisis para comprobar si en las muestras extraídas durante la perforación hay parte de este material.

Un nuevo contacto con Philae será posible cuando esté más cerca del sol y aumente la posibilidad de recibir la luz suficiente para reactivarse. Mientras tanto la nave Rosetta acompañará al cometa en su viaje a una distancia de 20 kilometros a partir del próximo 6 de diciembre. Según las indicaciones del equipo, el máximo acercamiento de ambos a nuestra estrella se producirá el 13 de agosto de 2015.

Imagen principal 

 

 

Sobre el autor de este artículo

Mihaela Marín

Mi interés por la tecnología ha nacido cuando me he dado cuenta de que nos permite ver el lado escondido de la realidad. Todavía quedan muchas cosas por descubrir y suficiente curiosidad para entender lo que realmente somos. Especializada en Periodismo y Marketing, he podido compartir experiencias con profesionales del mundo empresarial tecnológico. Siempre en búsqueda de ideas, escribo para hacer conocido el trabajo innovador, capaz de cambiar los problemas en soluciones.