Innovación

Los patinetes eléctricos de Lime quieren expandirse por España

Los patinetes eléctricos de Lime quieren expandirse por España

La compañía de patinetes motorizados con ambiciosos planes de movilidad sostenible por las grandes urbes tiene planes de expandirse por Europa y España, pero se ha topado con el freno regulatorio de algunos ayuntamientos.

Hace escasos días, la plataforma de alquiler de patinetes eléctricos Lime anunciaba que ya ha sobrepasado la cifra de 100.000 desplazamientos con estos aparatos motorizados en España desde que aterrizó en el país el pasado mes de agosto. Su director general en España, Álvaro Salvat, ha deseado que “España se sitúe a la vanguardia en soluciones innovadoras para combatir el cambio climático y la congestión de las ciudades”.

TreeWifi, el proyecto que da WiFi gratis a los ciudadanos que cuiden el aire

Detrás del proyecto brilla una startup con año y medio de vida y excelente músculo para progresar: en ella han invertido Alphabet o Uber y ya se encuentra presente en un centenar de ciudades estadounidenses y europeas. Su modelo es muy parecido al alquiler de bicicletas: desde las 5:00 hasta las 21:00 cualquier usuario con la app móvil puede alquilar un patinete eléctrico y aparcarlo al finalizar.

Para finales de año, pretenden llegar a las calles de 50 ciudades más, pero el principal escollo con el que se han topado es la regulación en su contra, planteada desde diversos ayuntamientos, que apuntan a que la compañía no les ha pedido permiso para operar, argumentando que los patinetes eléctricos invaden el espacio público y que la normativa de circulación estatal no reconoce en la actualidad a estos dispositivos como vehículos. 

La situación de Lime en Valencia, Barcelona o Madrid

Al hallarse en una suerte de limbo legal, todo parece indicar que su presencia en la vía pública será una cuestión local que se regulará mediante ordenanzas municipales en cada ciudad a la que llegue Lime. En Valencia, por ejemplo, se han confiscado 80 de las 200 unidades de patinetes eléctricos, además de registrarse 40 actas de denuncia.

A día de hoy no existe fecha para volver a operar en la ciudad mediterránea, y aunque la empresa mantiene conversaciones con el Ayuntamiento, no ve prioritario recuperar los patinetes incautados. Además, el consistorio se encuentra elaborando una nueva ordenanza municipal de Movilidad que prohibirá que esta clase de dispositivos puedan aparcar.

En Barcelona, esta clase de alquiler de vehículos de movilidad personal presenta incompatibilidad con el último reglamento de circulación aprobado por el Ayuntamiento y entrado en vigor el pasado mes de julio, que indica que la actividad deberá realizarse con guía y con casco. Por este motivo el pasado mes de agosto el Ayuntamiento retiró las unidades sin licencia de patinetes en L’Hospitalet de Llobregat. También se requisaron los patinetes eléctricos de prueba Wind, pertenecientes a la empresa alemana Bike Mobility.

Emov, Car2Go, Bluemove… ¿Merece la pena el Carsharing de coches eléctricos?

En Madrid, el caso es diferente por el momento. Lime opera entre peatones y bicicletas, a la espera de la aprobación en el Pleno Municipal de una normativa que limitará las calles por las que estos transportes de movilidad pueden circular. Por ahora, la única regulación existente es la Instrucción 16/V-124 de la Dirección General de Tráfico (DGT) acerca de los vehículos de movilidad personal, que dispone que “la autoridad municipal podrá autorizar su circulación por aceras, zonas peatonales, parques o habilitar carriles especiales con las prohibiciones y limitaciones que considere necesarias“.

Se espera que tras la regulación, los patinetes motorizados solamente puedan avanzar por ciclocalles, pistas bici, carriles bici protegidos, calzadas de calles residenciales, aceras bici y sendas para bici, además de las calzadas de calles integradas en la zona 30, donde existe una coexistencia de vehículos y peatones. Desde Lime, según recoge el diario Expansión, “pretenden hacer un traje a medida para cada ayuntamiento”, señalando que “es normal que un proyecto tan disruptivo como el nuestro plantee problemas, pero somos demasiado útiles para los ciudadanos como para que nos prohíban. En España somos reivindicativos, la gente no va a dejar que se elimine Lime”.

Imagen | Lime

Fuente | Generación Young/Ecoticias

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.