Innovación

Patentan la primera impresora capaz de bloquear textos o imágenes con copyright

lpi-copyright

IBM ha patentado una impresora que puede, de forma inteligente y autónoma, detectar aquellos documentos en los que existe copyright vigente, para bloquear su impresión.

La lucha contra la piratería y los distintos delitos contra la propiedad intelectual continúa firme su paso, desarrollando nuevos mecanismos para detectar y bloquear la producción de este tipo de copias ilegales. Un proceso en el que la propia tecnología que ha facilitado el poder saltar las barreras del copyright puede ayudar a devolver las aguas a su cauce,

Y si normalmente la batalla se centra en contenidos multimedia, como la música, los videojuegos, el cine o las series de televisión, no hay que olvidar que una gran parte de toda la propiedad intelectual que se genera en el mundo está en forma de imágenes o textos, ya sea en libros, artículos de prensa, etc. Además, en estos casos, conseguir una copia pirata es tan sencillo como fotocopiar o imprimir un archivo con el contenido protegido.

O así está siendo hasta ahora, ya que IBM acaba de solicitar una patente que podría complicarle mucho la vida a quienes infringen los derechos de autor. La innovación del Gigante Azul consiste en una impresora que puede, de forma inteligente y autónoma, detectar aquellos documentos en los que existe copyright vigente, para bloquear su impresión.

Funcionamiento impresora que lucha contra el copyright

Así, cuando una impresora recibe una orden de impresión, se analiza el contenido de los materiales con copyright potencial. Si se encuentra tan sólo una coincidencia, el equipo decide si debe o no copiar o imprimir todo o parte del archivo, alertando al usuario de la identidad del autor original al que está tratando de plagiar y comprobando si el propietario del equipo tiene autorización para ello.

Entre otras fuentes, según informa el portal TorrentFreaklas impresoras de IBM emplearían los números del ISBN, los registros de la Oficina de Copyright de los distintos países y otros recursos públicos para definir el estado de los derechos de autor de una obra. Como es obvio, las ventas de estas impresoras no irían dirigidas al gran público -quienes no verían ninguna ventaja de esta tecnología en su día a día- sino a empresas, donde el no cumplimiento de las leyes de propiedad intelectual puede acarrearles importantes multas que se pueden prevenir de una manera tan sencilla como esta.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.