Innovación

¿Qué pierden los partidos políticos al no usar el Big Data en sus campañas?

¿Qué se pierden los partidos políticos al no usar el Big Data de cara a las elecciones?

Si los partidos implementasen estrategias de analytics podrían ganar el voto de los indecisos, algo fundamental de cara a un buen resultado en las próximas elecciones generales.

La inminente jornada electoral del próximo domingo estará caracterizada por la importancia del voto de un amplio segmento de ciudadanos indecisos. Concretamente, 1.357.997 de electores serán los responsables de decidir el resultado en las últimas 24 horas. Valiéndose de la tecnología, el Big Data, junto a una buena estrategia en redes sociales, podría ayudar a los partidos políticos a sumar a sus filas adeptos de última hora y modificar su intención de voto.

Según Tinámica, compañía española especializada en soluciones tecnológicas del entorno Business Intelligence y Big Data, la clave reside en conocer con exactitud qué es lo que les haría apostar por uno u otro partido. Las técnicas de Big Data permiten analizar las demandas y elaborar la mejor fórmula y mensajes para acertar.

5 claves para no tener miedo a los proyectos de Big Data

En paralelo a ganar indecisos, la compañía también ha identificado una serie de prácticas que los partidos políticos españoles están o desde luego, deberían estar realizando para aprovechar esta tecnología y sus ventajas. Revisa las ocho ventajas principales que implicaría para el partido contar con soluciones de Big Data. 

8 ventajas de contar con el Big Data para las campañas políticas

  1. Valorar la acogida de decisiones a través de aplicaciones: Algunas decisiones provocan que los partidos ganen o pierdan votos simultáneamente. Hasta ahora, se actuaba bajo la técnica de prueba-error, y muchas veces se lanza un globo sonda al electorado para ver cuál es su reacción. Con una aplicación móvil basada en Big Data y analítica avanzada, sería posible conocer este dato prácticamente en tiempo real.
  2. Tomar decisiones basadas en la opinión del electorado en tiempo real: Obtener respuestas de los seguidores en tiempo real y determinar cuál es la mejor decisión ante una determinada temática es posible mediante el análisis de la comunicación y el feedback que se obtiene del electorado en redes sociales y otros canales de comunicación.
  3. Anticiparse a la toma de decisiones: A través de herramientas de analítica es posible conocer con antelación las mejores decisiones para ganar votos. De esta forma, se pueden contraprogramar actos, discursos y mensajes para adaptarlos a las demandas concretas de determinados segmentos de ciudadanos.
  4. Conocer las características del perfil de los votantes indecisos: Saber exactamente qué personas son susceptibles de cambiar de orientación política es factible con el Big Data, conociendo sus características y tendencias, por lo que los partidos pueden elaborar estrategias para asegurar el voto.
  5. Programar el calendario electoral y las rutas de la campaña: Contar con datos para acertar respecto a la ruta que se debe realizar en la campaña y localizar la mejor ubicación para los mítines y para optimizar el voto del segmento de ciudadanía.
  6. Adaptar mejor el marketing electoral: Permite elegir los canales óptimos para el electorado de cada partido, según las diferentes ubicaciones geográficas.
  7. Programar los mensajes de forma diaria: A partir de la analítica de datos es posible definir los mensajes en función del estado de ánimo de las personas, por áreas geográficas o según la meteorología, entre otras variables, personalizando los contenidos programados desde los partidos políticos según la demanda de los votantes.
  8. Escoger el equipo y el líder electoral con mayor exactitud: Los partidos pueden a partir del Big Data seleccionar la cabeza visible de su campaña o de determinados mítines analizando aquellas personas del equipo que más tirón tienen. Para ello, pueden utilizar aplicaciones tipo appgree.

En palabras de Enrique Serrano, Director General de Tinámica, “El Big Data ha abierto un abanico de posibilidades a los partidos políticos que ahora pueden tener información en tiempo real sobre la opinión pública, conocer la identidad de los indecisos o elegir a aquellas personas de sus equipos y mensajes que más encajan para determinados tipos de audiencia”.

“Esto les permite establecer lazos más robustos con sus votantes y con los descontentos de otros partidos”, ha concluido el directivo.

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.