Innovación

Open Innovation de BBVA: la banca también apuesta por abrir los datos

Open Innovation de BBVA: la banca también apuesta por abrir los datos
Escrito por Manuela Astasio

La entidad celebra un hackathon para que desarrolladores y programadores presenten aplicaciones capaces de aportar valor a nuestra vida diaria cruzando datos.

Hay quien todavía cree que la apertura de datos es algo limitado a la administración pública, reconoce el responsable de Open Innovation del BBVA, José Antonio Gallego. Pero liberar la información también “puede mejorar la calidad de vida de las empresas privadas y de los ciudadanos”.

Esta tarde se presenta en el madrileño Centro de Innovación de la entidad la API con la que el banco compartirá datos de transacciones comerciales realizadas con tarjeta en México DF, Guadalajara y Monterrey desde noviembre de 2013 a abril de 2014. Los pondrá –debidamente agregados y anonimizados– a disposición de los programadores y desarrolladores que participen en el datathon internacional Innova Challenge, un cruce de caminos entre el Big Data y el Open Data que ya está en marcha y al que podrán presentarse aplicaciones hasta el 1 de diciembre.

Y las apps participantes no tienen que versar únicamente sobre temas bancarios. En una charla con TICbeat, Gallego recuerda algunos ejemplos de las 144 ganadoras del año pasado, procedentes de países de todo el mundo y realizadas a partir de datos comerciales de Madrid y Barcelona: “Hubo una aplicación que comprobaba de qué forma influyen los eventos con gran poder de convocatoria, como el fútbol, en el comercio de los alrededores, analizando su impacto en las redes sociales. También participaron otras para comprobar de qué barrios recibían más clientes los centros comerciales o en qué zona de la ciudad tiene más posibilidades de prosperar un negocio en función de su tipo de clientela”.

Los responsables de la API, añade, han llevado a cabo un trabajo muy exhaustivo para que todos estos datos estén totalmente agregados y anonimizados, de forma que no se pueda saber quién los ha originado, ni el comercio ni la persona. “Por ejemplo”, cita, “si en una calle solo hay una tienda de deportes, esos datos se eliminan, porque sería muy fácil descubrir de dónde proceden”.

“Nuestro potencial está en cruzar datos”

El potencial de los datos, subraya Gallego, reside en mezclarlos con otras fuentes. “Los desarrolladores usan la información y la cruzan con otra disponible, para sacarle partido y aportar valor y conocimiento tanto a nuestros clientes como a las empresas y los ciudadanos. Ése es nuestro valor diferencial”, señala, antes de recordar que Open Innovation siempre está buscando la colaboración con instituciones públicas.

El responsable de la iniciativa subraya que ya existen muchos movimientos ciudadanos que trabajan para que las administraciones abran sus datos y la sociedad pueda hacer un uso más propio de ellos. En nuestro país cita ejemplos como El BOE nuestro de cada día, y fuera de él se refiere a las compañías eléctricas estadounidenses que, abriendo sus datos, han ayudado a que la gente lleve a cabo un consumo energético más eficiente. El Open Data, insiste, “favorece la transparencia”.

España, admite, va con retraso en esta asignatura respecto a los países anglosajones –hace falta, por ejemplo, “una mayor organización en los estándares”–, pero hay iniciativas, como el portal de Open Data del Ayuntamiento de Madrid, que “nos están poniendo al día”.

Foto cc: Eneas de Troya

 

Sobre el autor de este artículo

Manuela Astasio

Soy una periodista especializada en nada, que ha pasado por Deportes, Agroalimentación, Cultura y por la delegación de Efe en México DF. Ahora me toca hablar de nuevas tecnologías y redes sociales, cosa que hago con mucho gusto y un poco de cinismo.